El nuevo Hospital Universitario, un centro de vanguardia al servicio de los salmantinos 

Una vez se complete el equipamiento y el traslado de todos los servicios al nuevo centro, que ya recibe a pacientes, se procederá al derribo del Clínico para construir el edificio de consultas externas
Exterior del nuevo Hospital Universitario de Salamanca. Fotos: Lydia González

Por fin llegó el día. El nuevo Hospital Universitario de Salamanca ha abierto sus puertas. Este mes de diciembre recibía a los primeros pacientes en los servicios con los que se ha puesto en marcha el nuevo centro hospitalario, concretamente los servicios de Rehabilitación y Oncología Radioterápica, ambos ubicados en el  Sótano 1. 

Cerca de cuarenta pacientes eran atendidos en el primer día de consultas de Rehabilitación en el nuevo edificio, mientras que en el servicio de Oncología Radioterápica entraba en funcionamiento el nuevo acelerador lineal. Un equipo de altas prestaciones que permite realizar las técnicas más avanzadas de la radioterapia actual y que, además, es un ejemplo de la innovadora tecnología sanitaria de la que está siendo dotado el nuevo Hospital.  De hecho, será uno de los más avanzados tecnológicamente de Castilla y León y del conjunto de España. 

El mes de diciembre (en concreto el día 16) puede considerarse como la de su inauguración oficial en la recta final de un año que ha venido marcado por la pandemia de la Covid-19. A los servicios ya operativos en el nuevo centro hospitalario les seguirán en las próximas semanas -ya en el mes de enero- el resto de los servicios centrales como Farmacia externos, Esterilización, Anatomía  Patológica y Medicina Nuclear, así como el Hospital de Día Onco-Hematológico.  

Asimismo, desde principios del mes de diciembre, tras varias semanas de  formación y pilotaje, la nueva Cocina Central ya está operativa y sirviendo dietas al Hospital Clínico -próximamente servirá también a los hospitales Virgen de  la Vega y Los Montalvos-. Por otra parte, se sigue avanzando en las obras de equipamiento del bloque técnico, especialmente el Laboratorio principal y la Central de Esterilización, encontrándose actualmente todos los equipos montados en fase de pruebas y calibración.

Área pacientes Covid-19

Cabe recordar además que el nuevo Hospital está preparado desde principios del mes de septiembre (segunda ola de la pandemia) para acoger en 24 horas a pacientes Covid-19 en el caso de que fuera necesario. Si los pacientes que requieren de ingreso hospitalario aumentan, se utilizaría la zona REA del edificio (zona de reanimación) como UCI extendida, con 39 puestos. 

Más de una década de obras

La apertura del nuevo Hospital de Salamanca se ha hecho esperar más de una década, 12 años para ser exactos. Hay que tirar de hemeroteca para recordar que las obras empezaron en el año 2008. Y tampoco 2020 marca el final del proyecto que también contempla el derribo del actual edificio del Hospital Clínico una vez desalojado (en verano de 2021, según las previsiones). Cuando finalice la demolición (a iniciar en otoño), está previsto acometer las obras de ejecución del Edificio de Consultas Externas, que albergará los servicios ambulatorios de este tipo de consultas y los gabinetes de exploración, principalmente.


La inversión en el nuevo centro hospitalario de Salamanca roza los 300 millones de euros, incluyendo el equipamiento. Precisamente, los presupuestos de Castilla y León para 2021 incluyen una partida de más de 41 millones de euros para terminar de adquirir el equipamiento sanitario y mobiliario  -el mayor esfuerzo inversor de la Junta en Salamanca para este nuevo año-, así como 1,8 millones para rematar las obras. 

Un hospital de vanguardia al servicio de los salmantinos y que va a contar con un equipamiento de última generación, lo que sin duda supondrá una mejora asistencial en todos sus servicios. Precisamente, así lo remarcaba el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, con motivo de la visita a las instalaciones del nuevo Hospital de Salamanca el pasado mes de enero, dos meses antes del inicio de la pandemia. "El nuevo hospital será amplio y accesible para mejorar la atención a los pacientes, con alta tecnología, y un revulsivo para la investigación puntera y la labor docente, dado su carácter universitario", señalaba. 

El equipamiento tecnológico está incluido dentro del plan de montaje establecido para el nuevo hospital de Salamanca, con un presupuesto total previsto de 80 millones de euros. De ellos, 23 millones ya se han invertido en el año 2019 y a lo largo de 2020 se han destinado a este fin 28,5 millones de euros más.

A lo largo de 2020, la Junta de Castilla y León ha ido comunicando la compra e instalación de  equipos para los servicios de Cirugía maxilofacial, Plástica y Neurocirugía; para el servicio de Anestesia y Reanimación; para el servicio de Transfusión y la Unidad de terapia celular, para los servicios de Urgencias, de Farmacia, de Ginecología y Obstetricia, de Otorrinolaringología y de Traumatología, entre otros. También se ha adquirido equipamiento para el bloque quirúrgico, para oncología radioterápica e instrumental, así como equipamiento con destino a los laboratorios de análisis clínico y bioquímica clínica, microbiología y hematología. 

Asimismo, durante 2020 se ha contratado el servicio de organización, planificación y traslado al Nuevo Hospital Universitario de Salamanca del Hospital Clínico, Hospital Virgen de la Vega y Centro de especialidades anexo al mismo, el edificio materno-Infantil y el edificio Industrial/Gestión.

El Complejo Asistencial contará con una superficie construida total de 177.752,40 metros cuadrados, en los que se distribuirán 912 camas de hospitalización. Una vez finalizado el equipamiento y el posterior traslado de todo el contenido asistencial del actual Hospital Clínico a la nueva construcción se procederá a la demolición de este edificio. Cómo curiosidad, el edificio del Clínico tiene más de cuatro décadas, ya que fue inaugurado en el año 1975 como parte del complejo asistencial Universitario de Salamanca.