El nazismo urbanístico

   Hacen como los nazis o los tratantes de mujeres. Si alguien se pone enfermo,  hay que eliminarlo. Ahora lo aplican en la avenida de Italia en Salamanca. Hay un edificio que está enfermo pero es cautivador, es el único que le da carácter a esa calle. Pero como está enfermo hay que liquidarlo. Como liquidan tantos otros edificios, tantas otras cosas.

    Por qué no eliminar también la Plaza Mayor, solo son piedras antiguas. También mi cuñada dice que hay que abandonar Nuestra Señora de París, solo son piedras viejas. Tenemos que ser progresistas e imponer el progreso. Y la arquitectura moderna niveladora y monótona hasta la saciedad. Sin imaginación, sin garra, sin espíritu. Sí, por que no eliminar esa plaza, como se eliminó todo un barrio para levantar ese mamotreto sin vida y sin gracia que es el Palacio de Congresos de Salamanca.

    Con ese racionalismo o clasicismo según reglas monótonas y frías que nos aplasta desde hace décadas. Con razón los fascismos,  y los totalitarismos todos,  imponen la arquitectura neoclásica ( no la clásica, que aún tenía algo de vida, que no cumplía mecánicamente las reglas).  Dicen que Trump ha extendido el neoclasicismo helado por toda América. Me lo creo. Es el estilo de los ignorantes y de los que no tienen vida propia.

    Sí, que tiren el edificio con encanto de la avenida de Italia. Y que levanten un montón de cemento cuadriculado, cualquier edificio anodino sin personalidad. Y que nos tiren a todos, todos estorbamos.  En cuanto empecemos a cojear un poco mejor que nos eliminen. Que se aplique el nazismo a la arquitectura y a las personas. Se ahorraría mucho dinero en la seguridad social, etc., ese dinero que tanto hace falta para hacer aún más ricos a los ricos. Sí, que siga el nazismo urbanístico.

ANTONIO COSTA GÓMEZ, ESCRITOR