Algunos logros de la lucha a favor de los derechos humanos

Desde Amnistía Internacional se lucha de forma activa por la promoción de los derechos humanos en el mundo.

Voluntarios de Amnistía Internacional en el centro de Salamanca

Daniel Cebrián López

Defensor de los Derechos Humanos

En el siguiente artículo se exponen algunos de los logros en la lucha por los Derechos Humanos que Amnistía Internacional desarrolla desde hace ya muchos años, tratando de darle un enfoque por temáticas tratadas alrededor del mundo. Los ámbitos de trabajo de la organización cubren un gran abanico de problemáticas, todas enfocadas hacia la lucha de los Derechos Humanos, no haciendo distinción de ningún tipo, pues la finalidad es la promoción y lucha por los Derechos Humanos en todo el mundo.

Uno de los principales es el derecho a la vida, un derecho fundamental y primordial, ya que es la base para que los demás derechos tengan opción de existencia. Aquí la lucha se ha concentrado en la abolición de la pena de muerte en los países que aún la practican, como es el caso de Guinea Ecuatorial, cuyo presidente, Teodoro Obiang, aprobó la legislación en este sentido. Se trata de un logro fundamental que queremos conseguir en el resto de países.

Las acciones por el medio ambiente, como propuestas de mejora en Méjico y el objetivo de reducir las emisiones de combustibles contaminantes tanto para el medioambiente como para las personas residentes en Filipinas, han experimentado también algunos avances, como por ejemplo la posibilidad que dio la comisión de derechos humanos de exigir responsabilidad a empresas de combustibles fósiles y de emisiones de carbono, haciendo que sus dirigentes tuvieran que indemnizar por daños y perjuicios, e incluso podrían ir a prisión.

Ha habido también avances en la promoción de legislación a favor de la libertad sexual y de la no discriminación del colectivo LGTBI o la protección frente a la violación, luchando por la idea de que el sexo sin consentimiento es una violación, ya que en muchas guerras e incluso en ciertas culturas, el consentimiento queda postergado y las personas indefensas.

Otro frente de lucha se ha dirigido a la instauración de leyes para personas discapacitadas, colectivo vulnerable que exige las herramientas necesarias para que exista un proceso de equidad tanto en el ámbito laboral como el social.

El caso del sirio Ahmed A. fue un caso de detención de inmigrantes en Hungría, al verse atrapado en un conflicto armado en la frontera, fue acusado de terrorista. Amnistía Internacional ha trabajado también en la protección de la población civil, tan desamparada en situaciones de conflictos armados, con el objetivo de dar voz a las personas inocentes que mueren a manos de grupos armados o incluso de gobiernos, siendo los civiles considerados simples daños colaterales, especialmente miles de niños y de niñas, víctimas propiciatorias de estas situaciones intolerables.

La libertad de expresión es una lucha constante de Amnistía Internacional, pues debería ser inherente a los valores de una sociedad. Es necesario que exista una comunicación y expresión de los ideales de las personas y que existan relaciones democráticas para un correcto desarrollo de la sociedad.

Se han logrado, pues, avances en el aumento progresivo de la implantación de los derechos humanos y en la lucha y penalización de situaciones en las que se vulneran.

Por último, en el caso de muchos refugiados, se trata de facilitar y luchar por la obtención de pasajes seguros para las personas que se ven obligadas a salir de su país por las múltiples circunstancias negativas que ponen en peligro su vida o su integridad.

En definitiva, desde Amnistía Internacional se lucha de forma activa por la promoción de los derechos humanos y de un correcto desarrollo sostenible que no perjudique tanto a las personas como al medio que nos rodea. Y como el mundo puede cambiar, pero no va a cambiar solo, es necesario mantener la lucha y sumar en ella a un número cada vez mayor de personas comprometidas.