De patio de colegio

«El escándalo, en nuestros días, no consiste en atentar contra los valores morales, sino contra el principio de realidad»

Jean Baudrillard

Si me detengo a recordar mi etapa colegial aún resuenan en mi mente las carreras al pilla pilla, las tiradas de canicas o las partidas a los tazos en el patio. Además, durante aquellos tiempos de ocio, que discurrían entre las enseñanzas del aula, dábamos alas a la imaginación y construíamos historias –intercambiando pensamientos, deseos y admiraciones– que hacían reír a cualquier adulto que las escuchaba. Relatos producto de la ilusión y la fantasía que, para nosotros (niños y niñas con babi), eran una realidad.

Supongo que nadie se sorprenderá o escandalizará de lo relatado en las líneas precedentes, ya que son comportamientos generalizados durante nuestros primeros años de vida y de experiencias sociales. Sin embargo, últimamente parece que estas conductas –a primera vista infantiles– están siendo reproducidas por algunos adultos de relevancia pública. Tal es su importancia que vienen a ocupar numerosas portadas en los periódicos, titulares en los informativos y constituyen el tema central de muchas tertulias televisivas. Historias imaginarias de realidad intangible que aparecen acompañadas por comportamientos similares al del niño que corre al pilla pilla pero, una vez alcanzado, afirma no haber perdido la carrera porque “está en casa” (entendiendo el sentido figurado otorgado a dicha expresión en este tipo de juegos). Incluso, nos hemos topado con otros más atrevidos que –sin bajarse del pedestal– se declaran “caballito blanco”. Además, entre unos y otros se encuentran los que apuestan a sus canicas o sus tazos pero cuando pierden la partida, su partida, dicen que no era un envite de verdad y escapan a prisa con la jugada en el bolsillo. Adultos que están agotando la paciencia de gran parte de las personas que leen lo que se escribe y escuchan lo que se dice sobre ellos. En mi opinión, ya empieza a ser hora de abandonar las construcciones imaginarias y tantas otras conductas de patio de colegio.