Advertisement
Domingo, 24 de enero de 2021

Experiencias imperdibles para vivir en Estambul 

Conocida como la ciudad de las mil y una noches o de las siete colinas, Estambul es un destino turístico muy diferente a muchas otras ciudades que generalmente llaman la atención de los turistas. En esta ciudad se puede observar la unión entre la cultura de oriente y de occidente, lo que da como resultado una cantidad de experiencias encantadoras que todo amante de los viajes debe vivir.

Esta ciudad también es el punto de partida de muchas aventuras por el resto de Turquía, por lo que encontrarás diversas excursiones desde Estambul para conocer destinos mágicos como Capadocia o Pamukkale. Pero antes de salir de la ciudad, obligatoriamente deberás tomarte unos días para recorrer sus calles y vivir estas experiencias

Visitar la Mezquita Azul​

Una de las cosas más características de Estambul es la gran cantidad de mezquitas que se encuentran dentro de los límites de la ciudad; los que han intentado contarlas todas aseguran que hay más de 3000. Una de estas mezquitas, y la más importante, es la Mezquita Azul. La entrada a la mezquita es gratis, y en su interior podrás deleitarte viendo cómo se refleja la luz en los hermosos mosaicos que la adornan.

Conocer la historia de la Basílica de Santa Sofía

Justo en frente de la Mezquita Azul se encuentra la basílica de Santa Sofía, un impresionante templo que se ha transformado con el pasar de los años, y que en medio de dicha transformación ha guardado con recelo restos hermosos de arte e historia religiosa.

En un principio fue construida como una basílica bizantina, luego fue convertida en una mezquita, permaneciendo así por más de 500 años como la más grande de Estambul. Este cambio consiguió que en su interior se guardaran importantes piezas de arte de la religión católica y musulmana, por lo que hoy en día es un museo. Con Greca Viajes puedes hacer un recorrido por esta y otras mezquitas importantes de la ciudad para conocer su asombrosa historia.

Comprar en los bazares

Los bazares también son muy característicos de la ciudad de las mil y una noches, por lo que no puedes irte de Estambul sin haber hecho algunas compras en alguno de sus mercados más famosos. El más conocido es el Gran Bazar, que se extiende por 64 calles y puedes encontrar todo tipo de productos autóctonos e importados. El Bazar de las Especias será el mejor lugar de la ciudad para comprar comida, dulces típicos, y claro, especias.


Estos dos bazares de mantienen abiertos todos los días de la semana, pero además encontrarás mercados más pequeños que abren solo ciertos días a la semana; no dejes de probar las frutas y zumos en los puestos callejeros. Paseando por los mercados locales conocerás la verdadera vida de los habitantes de Estambul.

Comer la comida típica de Turquía

Por supuesto, no puedes dejar de probar la comida tradicional en uno de los muchos restaurantes que encontrarás en la ciudad. Uno de los platos más exquisitos de la gastronomía turca (o gastronomía de oriente medio en general), es el Kebab, una suculenta carne marinada y preparada en una parrilla vertical que suele servirse de diferentes maneras. Luego de una buena comida, no olvides probar una taza de té nacional.

Entrar a la torre de Gálata

La torre de Gálata es uno de los mejores miradores de toda la ciudad y el punto más privilegiado para observar un atardecer en Estambul. La torre en sí misma es muy impresionante, ya que se trata de una muestra de arquitectura genovesa construida en el siglo XIV.

Para llegar a la torre deberás atravesar el puente de Gálata que pasa sobre un estrecho de mar llamado el Cuerno de Oro. Algo genial de este puente es que en su parte inferior se construyeron restaurantes, cafeterías y bares en donde podrás comer una buena comida justo frente al mar.