Advertisement
Sábado, 16 de enero de 2021

Los accidentes de trabajo mortales aumentan en Salamanca pese a la reducción de la actividad por la pandemia

La provincia, con más de 1.900 accidentes laborales con baja, registra 7 fallecimientos de trabajadores en los primeros nueve meses del año, cuatro más de los registrados durante todo el año pasado
Preocupantes cifras de siniestralidad laboral en la provincia salmantina

Los accidentes de trabajo mortales han aumentado en Salamanca pese a la reducción de la actividad por la pandemia de la Covid-19. Entre enero y septiembre, han fallecido 7 trabajadores durante la jornada laboral, 4 más de los accidentes mortales registrados durante todo 2019, según reflejan los datos del Ministerio de Trabajo. 

En el conjunto de Castilla y León se han producido 48 fallecimientos en el trabajo en los primeros nueve meses del año, una cifra muy similar a la registrada durante todo el año anterior (50 accidentes mortales durante la jornada laboral en 2019). 

En lo que va de año, y atendiendo a las últimas cifras publicadas por el Ministerio de Trabajo, Salamanca ha registrado 1.908 accidentes durante la jornada laboral y con baja, una cifra que sí refleja el parón de la actividad económica como consecuencia de la pandemia del coronavirus ya que durante 2019 el total de accidentes laborales ascendió a 3.257 durante la jornada laboral y 318 in itinere, en el trayecto hasta el puesto de trabajo.


Atendiendo a los diferentes sectores de actividad, donde más accidentes laborales se han producido este año ha sido en los sectores de la industria manufacturera (490), construcción (300), comercio al por mayor y por menor y reparación de vehículos (249) y actividades sanitarias y de servicios sociales (207). Respecto a este último sector, los accidentes en jornada laboral con baja se elevan a 1.604 en Castilla y León en los primeros nueve meses del año. 

Por provincias, Salamanca se sitúa por detrás de Valladolid (con 3.250 accidentes laborales con baja), Burgos (3.065) y León (2.441). En el lado contrario se sitúan las provincias con las cifras de siniestralidad laboral más bajas, Soria (820) y  Ávila (782). 

¿A qué se debe el aumento de las cifras de los accidentes laborales mortales pese al acusado descenso de la actividad económica? Desde el sindicato UGT señalan que "se ha puesto de manifiesto que la seguridad y salud en el trabajo se está dejando en un segundo plano en las empresas".