Advertisement
Miércoles, 20 de enero de 2021

Dentífricos con zinc o estaño y enjuagues con cloruro de cetilpiridinio podrían ayudar a neutralizar el virus 

Investigadores evalúan la eficacia de los productos de higiene bucal en la reducción de la cantidad de virus presentes en la boca, lo que podría ralentizar la transmisión del coronavirus
La salud bucodental también es clave para reducir la transmisión del Covid-19

Los dentífricos que contienen zinc o estaño y las fórmulas de enjuague bucal con cloruro de cetilpiridinio (CPC) contribuyen a neutralizar coronavirus en un 99,9 por ciento, según se desprende de las últimas investigaciones realizadas en el marco del innovador programa de investigación puesto en marcha por Colgate sobre el impacto de la salud bucodental en la prevención de la Covid-19.

Basado en ensayos clínicos llevados a cabo con personas infectadas, la intención es evaluar la eficacia de los productos de higiene bucal en la reducción de la cantidad de virus presentes en la boca, lo que podría ralentizar la transmisión del virus que provoca esta enfermedad.

De acuerdo con esta investigación, los dentífricos 'Colgate Total' y 'Meridol' neutralizaron el 99,9 por ciento del virus tras dos minutos de uso. Los enjuagues bucales 'Colgate Plax' y 'Colgate Total' fueron igualmente efectivos tras 30 segundos. Las investigaciones, que finalizaron en octubre, han sido realizadas en colaboración con el Instituto de Investigación de Salud Pública de la Escuela de Medicina Rutgers de Nueva Jersey (NJMS) y los Laboratorios Regionales de Bioseguridad.

Los resultados sugieren que ciertos dentífricos y colutorios podrían contribuir a limitar la propagación del SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, al reducir temporalmente la cantidad de virus presente en la boca. "Nos encontramos en la primera etapa de las investigaciones clínicas, pero los resultados preliminares, tanto de laboratorio como clínicos, son muy prometedores. Aunque el cepillado y el enjuague no son un tratamiento o una forma de proteger completamente a una persona de la posibilidad de infección, sí pueden ayudar a reducir la transmisión y frenar la propagación del virus, complementando el beneficio que obtenemos del uso de mascarillas, el distanciamiento social y el frecuente lavado de manos", ha dicho la directora clínica de Colgate, Maria Ryan.

Asimismo, el jefe de Enfermedades Infecciosas y director del Centro de Respuesta a la COVID-19 y Preparación para la Pandemia, David Alland, ha señalado que, teniendo en cuenta que la saliva puede contener cantidades de virus comparables a las que se encuentran en la nariz y la garganta, es probable que el virus del SARS-CoV-2 que se encuentre en la boca contribuya a la transmisión de la enfermedad, especialmente en las personas asintomáticas, que no están tosiendo. "Todo ello hace pensar que la limitación del virus en la boca podría ayudar a prevenir la transmisión, mientras que los productos de cuidado bucal hacen efecto", ha añadido.


Más investigación para cercar al virus 

Simultáneamente a esta investigación, Colgate ha patrocinado un estudio clínico con 50 sujetos hospitalizados a causa de la COVID-19, cuyos resultados globales serán publicados en diciembre que demuestra la capacidad de los enjuagues bucales 'Colgate Total' (con CPC y zinc), 'Colgate Peroxyl' y 'Colgate PerioGard' para reducir sustancialmente la presencia del virus en la boca de forma temporal.

Además, se están llevando a cabo otros estudios de investigación clínica sobre pasta de dientes y colutorios, con el apoyo de Colgate en fases tempranas, en Rutgers, el Instituto Albert Einstein en Sao Paulo, Brasil, y en la Facultad de Odontología de la Universidad de Carolina del Norte (Estados Unidos) con la participación de 260 enfermos de COVID-19.

"En esta pandemia, cuanto más conozcamos sobre el virus, más efectivos seremos para combatirlo; en este sentido, es emocionante ver el impresionante programa de investigación que Colgate ha llevado a cabo. Necesitamos continuar tomando las precauciones indicadas por las autoridades sanitarias, y con estos estudios podemos evidenciar una forma más de abordar la transmisión de la enfermedad entre las personas que están en contacto estrecho con ella, especialmente en la consulta del dentista. Eso sería un avance significativo", ha dicho el decano de Medicina Dental de la Universidad de Pensilvania, Mark Wolff.