Advertisement
Sábado, 23 de enero de 2021

Última oportunidad para visitar la exposición de pintura flamenca en la Casa Lis

“De Rubens a Van Dyck. La pintura flamenca en la Colección Gerstenmaier” está abierta hasta el 10 de enero
La exposición aborda diferentes trabajos de la escuela flamenca - Casa Lis
El Museo Art Nouveau y Art Déco exhibirá hasta el 10 de enero de 2021 la exposición “De Rubens a Van Dyck. La pintura flamenca en la Colección Gerstenmaier”, muestra que traza un recorrido a través de la pintura flamenca que abarca desde el siglo XV hasta principios del XVIII. A través de medio centenar de obras, los visitantes del Museo apreciarán las principales características de esta pintura en la que destaca el uso de los colores brillantes, la luz, las escenas que remiten al paisaje estereotipado y el equilibrio de los personajes. Este elenco pictórico podrá disfrutarse en Salamanca durante el mes de diciembre, la Navidad y parte del mes de enero gracias a la pasión por el arte que siente el coleccionista Hans Rudolf Gerstenmaier, de quien proceden los fondos que se exhiben en la Casa Lis.
 
A través de esta exposición en la Casa Lis se dan a conocer los diferentes géneros que abordaron los artistas de la escuela flamenca. Destacan las obras de carácter religioso, mitológico, r
etratos, así como el paisaje característico del arte flamenco del siglo XVII, sobresaliendo, como era habitual en los artistas de Flandes, el juego de luces y sombras. Además, se ha otorgado gran importancia al bodegón o naturaleza muerta, género relegado a un papel secundario durante siglos, si bien con gran importancia a lo largo de la historia del arte y de la pintura flamenca. Así, destaca la pintura de flores, afición que se había despertado en Europa a finales del siglo XVI con la importación de flores exóticas de Oriente Próximo, Asia y América.
 
Con esta exposición, además de mostrar la maestría de los pintores flamencos, se establece un vínculo entre la decoración de las viviendas de la burguesía como la Casa Lis y la pintura flamenca.  A mediados del siglo XIX, se puso de moda en las casas de la aristocracia y burguesía emergente decorar los comedores con naturalezas muertas. Era costumbre engalanar el comedor principal de las grandes casas con cuadros que celebran la comida y los placeres de la mesa.