Advertisement
Viernes, 22 de enero de 2021
Alba de Tormes al día

Dura derrota del Piensos Durán Albense frente al Unión Arroyo en un fatídico último minuto (7-6)

Los albenses se dejaron los tres puntos tras ser remontados por los vallisoletanos en los instantes finales del encuentro
Óscar González da instrucciones a sus jugadores en un encuentro en el Municipal de Alba de Tormes / Pedro Zaballos

El Piensos Durán Albense sufrió este sábado frente al Unión Arroyo (7-6) una dura derrota en un encuentro que tenían prácticamente ganado a falta de un minuto para el final. Los vallisoletanos remontaron tras lograr tres goles en los instantes finales del encuentro para dejar helado a un conjunto albense que se veía ganador del partido.

Los jugadores dirigidos por Óscar González llegaban al duelo ante el Unión Arroyo sabedores de que una victoria les colocaba en las primeras posiciones de la clasificación. No obstante, también eran conscientes de la dificultad que suponía batir al equipo vallisoletano en su propio feudo.

Desde el pitido inicial del partido quedó plasmado sobre el terreno de juego la importancia de los tres puntos que se ponían en juego. La intensidad por partes de ambos equipos fue la tónica dominante del inicio.

Fueron los locales los encargos de inaugurar el marcador en el minuto nueve, aunque Berti, con dos tantos casi consecutivos, confirmó la gran reacción albense tras el gol inaugural. Sin embargo, justo antes del descanso, el Unión Arroyo igualó la contienda.

La igualdad vista en la primera parte continuó en la segunda en el marcador, cayendo los goles uno tras otro. No fue hasta los minutos finales cuando el Piensos Durán Albense abrió una brecha de dos tantos en el marcador. Con esta desventaja en el marcador, el Unión Arroyo decidió apostar por el portero jugador.

Viéndose los albenses ganadores del encuentro, en un fatídico último minuto de partido, el Unión Arroyo logró tres tantos que dieron la vuelta al marcador, dejando totalmente helados a los jugadores del Piensos Durán Albense y arrebatándoles tres puntos que prácticamente tenían en el bolsillo, pero que finalmente se escaparon.