Advertisement
Sábado, 16 de enero de 2021

Castilla y León respalda las medidas aprobadas frente a la Covid-19 e insiste en evitar lo máximo la movilidad ciudadana

Especial llamamiento a limitar las posibilidades de nuevos contagios y brotes en unas fechas que, aunque especiales, deben estar marcadas por la responsabilidad
La consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha participado este miércoles en el Pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud

El Pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, reunido este miércoles con la participación de la consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado, ha aprobado el documento en el que se recogen las medidas y recomendaciones de salud pública a adoptar en el conjunto del territorio nacional de cara a las próximas fechas navideñas.

La Comunidad de Castilla y León ha traslado su apoyo a las disposiciones ahora acordadas y que responden a un escenario social en el que se plantea la necesidad de que las diferentes intervenciones se planifiquen con anterioridad y con claridad para que la población pueda conocerlas con antelación suficiente de cara a la toma de decisiones en relación las tradicionales celebraciones navideñas.

En todo caso, las autoridades sanitarias insisten en la necesidad de la responsabilidad individual y colectiva y hacen un llamamiento generalizado y primordial a la adopción de comportamientos que ayuden a limitar las posibilidades de nuevos contagios y brotes, especialmente en estas próximas fechas, referidos a evitar al máximo la movilidad ciudadana y aglomeraciones sociales.

Las Navidades son fechas de una honda tradición y con gran repercusión social y familiar que, en el actual escenario pandémico, se van a ver profundamente trastocadas en su habitual desarrollo, pues no en vano es fundamental recordar e insistir en que los principales ámbitos para la transmisión de brotes infecciosos por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 son los encuentros de familiares y amigos no convivientes en lugares cerrados, mal ventilados y en los que no se cumplen con la rigurosidad necesaria las medidas generales de protección frente a la COVID-19, especialmente el uso de la mascarilla o se desarrollan actividades incompatibles con su utilización continuada.


Son días en los que habitualmente se produce un muy destacable incremento de desplazamientos, con movimientos masivos de personas por muy distintos motivos que, sin duda, generarán mayor riesgo de transmisión de la enfermedad, situación ante la que es necesaria la toma de medidas relacionadas con la limitación de esa movilidad tanto entre territorios como en las propias poblaciones.

Por todo ello y con el fin de evitar que celebraciones tradicionalmente propias de las Navidades quiebren la tendencia epidemiológica descendente de las últimas fechas, reflejada posteriormente en un agravamiento pandémico, es necesario que, en el ejercicio de una labor de coordinación nacional, autonómica, provincial, local y de los diferentes sectores sociales implicados, se establezca el marco común de medidas de salud pública referidas al próximo período navideño y su celebración en situación pandémica por la COVID-19.