Viernes, 4 de diciembre de 2020

Los empresarios de gimnasios y centros deportivos claman en la Plaza Mayor contra el cierre de sus locales

La concentración ha contado con la presencia de deportistas de diferentes disciplinas que no pueden entrenar debido a la normativa anticovid
La Plaza Mayor ha contado con la presencia de numerosos deportistas que han protestado por la situación - Lydia González

AMPLIAREMOS GALERÍA FOTOGRÁFICA

El sector de gimnasios e instalaciones deportivas se ha concentrado esta tarde en la Plaza Mayor de Salamanca para defender los derechos de más de 1000 familias que viven, de manera directa o indirecta, de este sector. 

Empresarios, usuarios y aficionados a la práctica deportiva se han unido para realizar una protesta por las medidas restrictivas y la falta de ayudas directas a un sector que, desde el inicio de la crisis sanitaria, ha sido fuertemente castigado con el cierre de sus instalaciones a pesar de haber cumplido de manera ejemplar con la normativa impuesta por las autoridades sanitarias.

Tras el entrenamiento simbólico de varias actividades físicas se ha leído el manifiesto y ha sido entregado al alcalde, Carlos García Carbayo, por José Vicente Martín Galeano, Presidente de CES, acompañado de Javier Sanz y Santiago Escudero, representantes del sector, para trasladar las principales preocupaciones y soluciones que proponen los gimnasios e instalaciones deportivas para paliar los efectos sufridos por la crisis del coronavirus.

La principal reivindicación consiste en la reapertura inmediata de los centros deportivos, teniendo en cuenta no solo la economía, sino también, la salud de los ciudadanos. Se está obligando a mantener una vida sedentaria en contra del bienestar. 

Además de esta medida, se solicitan ayudas directas que apoyen a un sector con las arcas vacías. Por otra parte, se reivindica que no se les criminalice como sector: los gimnasios y centros deportivos son lugares seguros en los que las tasas de contagio han sido ínfimas. 

El ejercicio físico no es un problema, con estas restricciones se está poniendo en riesgo la salud de todos. Necesitamos medidas para un sector que está al borde de la desaparición”, sentencia el manifiesto.

¡NO al cierre de nuestras instalaciones, sí a la salud!

HABLO POR TODOS MIS COMPAÑEROS, EMPRESARIOS DEL SECTOR DE GIMNASIOS E INSTALACIONES DEPORTIVAS, A LOS QUE EN ESTE MOMENTO DOY VOZ.

Lo primero que queremos es mostrar nuestro apoyo incondicional a todas las víctimas de esta terrible pandemia que estamos padeciendo;  y a sus familias.

Estamos esta tarde aquí para trasladar el desacuerdo de nuestro sector con las medidas abusivas que la Junta de Castilla y León ha decretado, cerrando nuestras instalaciones desde el pasado día 6 y que no sabemos cuánto tiempo más va a durar. No ha habido por parte de la Administración ni una sola comunicación con nuestro sector para tomar estas medias. Pedimos que se nos tenga en cuenta a la hora de tomar decisiones que afectan a nuestras empresas. 


No podemos seguir permitiendo que a nuestro sector se le criminalice y se le considere un lugar de alto riesgo de contagio cuando llevamos aplicando las nomas de seguridad e higiene desde el inicio de la apertura tras la primera ola. Estamos siendo un gran ejemplo de responsabilidad y así lo confirman los datos, siendo mínima la tasa de contagios provocadas en nuestros centros. 

Desde la Junta se está obligando a una vida sedentaria sin tener en cuenta los datos objetivos. El ejercicio físico no es un problema, con estas restricciones se está poniendo en riesgo la salud de todos. 

El cumplimiento de todas y cada una de las medidas de seguridad e higiene solo ha servido para que la Administración nos castigue con el cierre en la segunda ola de nuestros negocios, sin explicaciones ni motivos y sin tener en cuenta que el ejercicio físico es imprescindible no solo para la salud física, sino también mental. 

Nuestro sector está al borde de la desaparición y no podemos permitirlo, ni las Administraciones deben seguir mirando hacia otro lado, porque existen más de 1.000 familias que viven, directa o indirectamente de los centros deportivos y gimnasios.

Por eso solicitamos al gobierno autonómico que reconsidere su decisión, necesitamos trabajar, necesitamos el apoyo de las instituciones para sobrevivir, necesitamos ayudas para mantener a nuestras empresas y lo más importante, a  nuestras familias.

No podemos olvidar que los servicios que ofrecemos velan por el bienestar de los ciudadanos y que son más que necesarios, fundamentales para superar esta pandemia porque somos un sector de primera necesidad.

Gracias a todos los asistentes, gracias por vuestro apoyo en esta acción reivindicativa. Y, en especial,  gracias al apoyo incondicional de la Confederación Empresarios de Salamanca, CES.

El deporte debe ser parte de la solución a esta pandemia. Cuenten con nosotros. No nos aparten. Déjennos trabajar. Déjennos entrenar. Déjennos cuidar de la salud de todos.

SOMOS SALUD. QUEREMOS ENTRENAR.

 

FOTOS: Lydia González

Ver más imágenes: