Miércoles, 25 de noviembre de 2020

Todo lo que debes saber sobre la fusión entre BBVA y Banco Sabadell

La venta de la filial de la primera en Estados Unidos por 9.700 millones de euros le permitiría afrontar la absorción del la segunda sin una ampliación de capital
BBVA y Banco Sabadell inician negociaciones para su fusión. Foto EP

Los clientes que notarían más cambios serían los de la entidad absorbida, es decir, los del Banco Sabadell. Las modificaciones más habituales que suelen notar los clientes cuando se produce una fusión bancaria son el cambio de las condiciones y las comisiones de sus productos, una nueva oferta de productos y servicios, y la irrupción de una nueva filosofía de negocio.

Cuentas y tarjetas, productos que podrían cambiar

Cualquier banco tiene total libertad para modificar las condiciones y las comisiones de sus cuentas y de sus tarjetas. El motivo es que los contratos de estos productos no tienen una duración concreta, por lo que la entidad tiene el derecho de modificarlos unilateralmente, avisando al cliente con dos meses de antelación para que valore si quiere aceptar los nuevos términos o no. Así, por ejemplo, tras una fusión, algunos clientes podrían ver como las comisiones de sus cuentas corrientes se encarecen, las rentabilidades de sus cuentas de ahorro varían, se sustituyen sus antiguas tarjetas por otras nuevas, cambian los requisitos de vinculación...

El código IBAN de las cuentas se modificará

La numeración de las cuentas podría cambiar, algo que, no obstante, no debería suponer graves perjuicios para los clientes. El banco se encargaría de redireccionar todas las domiciliaciones al nuevo número.  Eso sí, en el futuro deberíamos dar nuestro nuevo número de cuenta.

En cualquier caso, aunque pudiese cambiar el IBAN de las cuentas y la numeración de las tarjetas, así como las condiciones de estos productos, estas modificaciones no serían inmediatas. Generalmente, una vez se anuncia la fusión de dos entidades, las condiciones antiguas se mantienen durante un tiempo. 

fusión bbva sabadell cuentas

¿Pueden cambiar las condiciones de las tarjetas de crédito?

Sí. Como los contratos de las tarjetas de crédito tienen una duración indefinida (al contrario que ocurre con los contratos de préstamos o depósitos, con una duración determinada) el banco sí que podría cambiar las condiciones de la tarjeta de crédito.

Eso sí, de acuerdo con la Ley 16/2009 de servicios de pago, la entidad deberá informarnos a través de un medio por escrito de cualquier cambio con un mínimo de dos meses de antelación.

Si somos clientes del Banco Sabadell y BBVA lo absorbe, es probable que los clientes de Sabadell reciban las tarjetas de BBVA con sus condiciones.

Si tenemos algún tipo de reclamación con cualquiera de los dos bancos por una tarjeta revolving, esta reclamación no se vería afectada y seguiría su curso independientemente de la fusión.

Los depósitos no cambiarían

Ocurre lo contrario con los plazos fijos. Estos productos sí tienen una duración determinada, por lo que el cliente no notará cambios, al menos en lo esencial. No variará su rentabilidad. Eso sí, en caso de querer renovar un depósito al vencimiento, el cliente tendría que asumir las condiciones del nuevo banco.

¿Qué pasará con las hipotecas?

En caso de que tengamos una hipoteca contratada con BBVA o con Banco Sabadell, es muy probable que nos preocupe qué ocurrirá con sus condiciones cuando se formalice la fusión. Veamos qué es lo que puede cambiar y qué condiciones no se pueden modificar en ningún caso:

Lo que salga en la escritura no se puede cambiar

Todas las condiciones que aparezcan en la escritura de nuestra hipoteca deben mantenerse sin cambios. Por lo tanto, aunque absorban nuestro banco o este se fusione con otro, no nos podrán modificar aspectos como el interés aplicado, los requisitos de bonificación, el capital o el plazo, entre otros.

Los productos adicionales sí podrían encarecerse

Lo que sí puede cambiar es el precio de los productos que tengamos contratados para rebajar el interés (los llamados productos combinados). Como su precio no aparece en la escritura, el banco absorbente sí puede encarecer estos servicios tras la fusión: las primas de los seguros, las comisiones de las tarjetas asociadas, etc. Antes de hacerlo, eso sí, nos tendrán que avisar para que podamos decidir si los mantenemos contratados o no.


Si la cuenta asociada a la hipoteca solo la usas para pagar las cuotas (y otros gastos relacionados con el préstamo), no te pueden subir su comisión de mantenimiento.

¿Puedo cambiar la hipoteca de banco si el nuevo no me gusta?

Sí, si no estamos de acuerdo con la fusión, podemos cambiar nuestra hipoteca de banco. Con la calculadora de subrogación de HelpMyCash podemos ver cuánto nos ahorraríamos con el traslado.

El interés de los préstamos vigentes se respetará tras la fusión

Si tenemos un préstamo personal tanto en BBVA como en Banco Sabadell, las condiciones no podrán cambiar independientemente de la fusión. El contrato firmado se deberá respetar.

Otra cosa son las condiciones de los productos vinculados. Si el préstamo tiene productos vinculados (cuenta nómina, tarjeta, etc.), pueden ocurrir dos escenarios:

  • Las condiciones de la vinculación están especificadas en el contrato. En este caso, los requisitos seguirán intocables, no se podrán cambiar.

  • Las condiciones de la vinculación no se especifican en el contrato. En este caso, sí que podrían variar. Aunque todavía es muy temprano para poder concretar ningún cambio.

Nueva banca online

Lo más probable es que, tras una fusión, se integren los servicios informáticos de ambas entidades y se unifiquen los servicios de banca online. Si, por ejemplo, Banco Sabadell fuese absorbido por BBVA, al cabo de un tiempo los clientes de la entidad catalana acabarían, seguramente, usando la banca online de BBVA. 

Menos oficinas

Otra de las consecuencias de las fusiones es la reducción de oficinas y de la plantilla. Uno de los principales objetivos que tienen estas operaciones corporativas es reducir costes y aumentar la rentabilidad del banco resultante y una forma de conseguirlo es cerrando locales y prescindiendo de una parte de los empleados (despidos, prejubilaciones, etc.), especialmente en aquellos lugares en los que hay duplicidades. Según la consultora Bain & Company, habría una 1.250 oficinas que se solaparían y cuyo futuro podría correr peligro.

fusion bbva sabadell oficinas

Menos cajeros

La fusión entre BBVA y el Sabadell aportaría casi 3.000 cajeros nuevos al banco resultante de la operación. Los grandes beneficiados serían los clientes de BBVA, que hasta ahora solo pueden sacar dinero gratis de los terminales del propio banco.

Por su parte, los clientes del banco de origen catalán serían los que más notarían el cambio. Actualmente, pueden retirar dinero sin coste en los casi 3.000 cajeros que tiene el propio banco y en los cajeros de Bankia (más de 5.000) y de las entidades de la red Euro 6000 si sacan al menos 60 euros. Si finalmente el Sabadell es absorbido por BBVA y se impone la política de cajeros de este último, los clientes del Sabadell tendrán menos cajeros a los que acudir. 

Se reducirá la protección del FGD

Aquellos que tengan una cuenta en Banco Sabadell y otra en BBVA cuentan con una protección de hasta 100.000 euros en cada banco por parte del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) español. Si ambas entidades se unieran y pasasen a ser un solo banco, la protección se reduciría a la mitad, ya que el FGD garantiza hasta 100.000 euros por titular en cada entidad y, tras la fusión, Banco Sabadell y BBVA serían el mismo banco.

Fuente HelpMyCash