Que mal se han debido de hacer las cosas… cuando vuelven a repetirse

Ojeando libros que dejó mi difunta madre, me encuentro, para desgracia del pueblo español, que la historia no bien asimilada se repite.

Poco recuerdo tengo del presidente Carlos Arias Navarro. Pero su obsesión por controlar la prensa fue exagerada, creo que uno de los motivos por los cuales tuvo que dimitir, o le indicaron donde quedaba la puerta.

Sentir aversión hacia, cuando alguien no opina como nosotros en el cualquier ámbito de la vida social, indica, miedo, pánico o incluso fobia.

La sociedad española caminaba hacia la libertad y hoy desea ser libre, conocer, ver el Portal de Trasparencia, saber las cifras de fallecidos, saber, saber, saber...

Tenemos unas lumbreras que aconseja en presidencia: todo el que no está conmigo está contra mí… La escena es la siguiente: Jesús estaba expulsando a un demonio que era mudo. Apenas salió el demonio, el mudo empezó a hablar. La muchedumbre quedó admirada, pero algunos de ellos decían: “Éste expulsa a los demonios por el poder de Belcebú, Príncipe de los demonios”. Otros, para ponerlo a prueba, exigían de Él un signo que viniera del cielo.
Jesús, que conocía sus pensamientos, les dijo: “Un reino donde hay luchas internas va a la ruina y sus casas caen una sobre otra…

Como sigue el evangelio de Lucas ya lo conocen. La frase estás conmigo o estás contra mí y variaciones similares del mismo pensamiento, es usada para trasmitir que una situación está polarizada o desean generar su polarización, buscando alinear a la opinión pública con uno de los dos extremos, la implicancia de no unirse a una parte significaría ser considerado enemigo de la misma El Presidente no debe monclovizarse, ni sus ocurrencias ser aplaudidas. Como buen gladiador debe bajar a la arena, luchar por saber la verdad no pegarse al sillón.  Escuchar, es una virtud importante, nos abre la mente a un sinfín de posibilidades de ampliar los conocimientos.  Un golpe contra la prensa es inaudito en una democracia.

La libertad de expresión e informacion, ha sido una larga conquista de los medios escritos y hablados.

Hundir un semanario, un diario… es decrecer. Me retrotraigo en la historia, la persecución llegó a extremos tan grandes  al comienzo de la democracia, que el entonces presidente las llamó: ”El parlamento del papel” .Cuando un gobierno solo admite alabanzas…indica que es débil y timorato o narcisista, fatuo y falto de empatía. La rigidez es retroceso.