Viernes, 4 de diciembre de 2020

El alma rota

Tengo el alma rota.

Perdida, vagando, en derrota.

Esparcida en añicos.

El corazón destemplado,

helado, frío.

 

Nado en el pasado de tu compañía,

mecida en nostalgia,

la sonrisa vuelve a mis labios y te encuentro,

 joven lozanía,

sombra de mi sombra,

eterna amiga.

 

Quererse en cada gesto,

en cada mirada,

en las manos juntas y en sueños de almohada,

quererse en la música y en la confidencia,

en miedos y esperas,

crecer ambas como ramas

de la primavera.

 

Quererse en la luz y en la tiniebla,

en la distancia y la aurora,

otoño de la vida que nos une y nos quiebra,

la muerte de ti se enamora.

 

Quererse sin remiendos y con algarabía,

la locura de las risas,

de las bromas, de las prisas,

inolvidables canciones,

alegría compartida.

 

Llorar ante dolor pequeño

sin saber que el destino

de sufrimiento está lleno.

 

Cómo he admirado tu fe inquebrantable

 tu fortaleza de hierro,

el encarar los envites con carcajada o silencio,

con la abnegación que envuelves tantos días inciertos.

 

La vida es un vestido prestado.

Qué difícil comprenderlo.

 

Tengo rota el alma.

Sólo pueden llenar mi vacío

tu cariño,

tu amistad

y tu recuerdo.

 

A mi Cati querida, In memoriam. Por siempre amiga.