Miércoles, 25 de noviembre de 2020

Iberdrola destinará 19.000 millones a dividendos a sus accionistas hasta 2025

La compañía estima unos fondos de 94.000 millones de euros para financiar el 'megaplan' inversor por 75.000 millones de euros

En su nuevo plan, Iberdrola prevé aumentar la retribución a los accionistas en línea con los resultados y establece un suelo creciente de entre 0,40-0,44 euros por acción a 2025

Iberdrola prevé destinar un total de 19.000 millones de euros a retribuir a sus accionistas a lo largo del periodo 2020-2025, según las nuevas perspectivas estratégicas del grupo, presentadas este jueves durante su Capital Markets Day.

Según consta en la presentación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía estima unos fondos de 94.000 millones de euros para financiar el 'megaplan' inversor por 75.000 millones de euros lanzado por la compañía para los próximos seis años y para una política de dividendos creciente y sostenible por importe de 19.000 millones de euros.

En concreto, los dividendos representarán el 20% de estos recursos de 94.000 millones de euros, mientras que las inversiones supondrán el 80% restante.

En su nuevo plan, Iberdrola prevé aumentar la retribución a los accionistas en línea con los resultados y establece un suelo creciente de entre 0,40-0,44 euros por acción a 2025.

La política de dividendos se mantiene y sitúa el 'pay out' entre el 65% y el 75%. De hecho, el grupo señala que sus estimaciones de resultados llevarían a un dividendo por acción en el rango de 0,53-0,56 euros en 2025. En 2019, la retribución al accionista ascendió a 0,40 euros.


El grupo continuará ejecutando su programa 'Iberdrola Retribución Flexible' con sus correspondientes programas de recompra, que evitan la dilución de los accionistas.

La energética presidida por Ignacio Sánchez Galán prevé obtener un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 15.000 millones de euros a 2025, lo que supone incrementar en 5.000 millones de euros el obtenido en 2019, registrando un crecimiento medio anual acumulado del 7%, y elevar su beneficio neto hasta los 5.000 millones de euros, tras crecer anualmente durante el período entre un 6% y un 7%.

Esto supone que al final del periodo el grupo estima un crecimiento en sus ganancias de casi el 47% con respecto al beneficio récord de más de 3.400 millones de euros que alcanzó en 2019.

Asimismo, Iberdrola ha realizado una revisión al alza de las perspectivas a 2022 del grupo, pese a afrontar el contexto del Covid-19. Y así, el beneficio neto en 2022 se situará en un rango entre 4.000 millones y 4.200 millones de euros, frente a los 3.700-3.900 millones previstos para ese año en el plan 2018-2022.