Advertisement
Domingo, 24 de enero de 2021
Alba de Tormes al día

El chef Cristian Ojeda gana el primer premio del I Concurso de Pinchos de Gastronomía Carmelitana

El cocinero de Alba de Tormes ha decidido donar el importe íntegro del premio, dotado de 500 euros, a Proyecto Hombre Salamanca
El chef Cristian Ojeda durante la preparación de su tapa para el concurso

El chef Cristian Ojeda del restaurante El Vive de Alba de Tormes ha ganado el primer premio del I Concurso de Pinchos de Gastronomía Carmelitana organizado por la Asociación ‘De la cuna al sepulcro’. Tras recibir el premio, el cocinero albense ha decidido donar el importe íntegro del premio, dotado de 500 euros, a Proyecto Hombre Salamanca.

Este certamen culinario ha estado abierto al público general desde el día 26 de agosto hasta el pasado 15 de octubre. Durante este tiempo los usuarios de los bares pudieron emitir sus votos a través de una aplicación con código QR. Una vez cerrado el período para poder degustar los pinchos, el jurado formado por personas vinculadas al mundo de la gastronomía ha podido pobrar las propuestas de los participantes en el concurso en una cata celebrada en la Escuela de Hostelería de Santa Marta de Tormes.

El tribunal, formado por Adrián Casado y Félix de Prado, ambos profesores de la prestigiosa Escuela de Hostelería de Santa Marta, y por Víctor Salvador quién ha sido durante años una de las referencias culinarias en Salamanca y el pionero en lograr la prestigiosa Estrella Michelín en Castilla y León, ha elegido la tapa ‘El Camino de la Santa’, elaborada por Cristian Ojeda, como merecedora del primer premio.

“Con esta tapa hemos querido reconstruir los pasos de Santa Teresa en su camino desde Ávila hasta Alba de Tormes. La tapa se compone de los platos más típicos de la cocina carmelitana de la época como las migas, los huevos y el potaje de bacalao, todo esto combinado con el toque actual de la cocina de nuestro restaurante primando en el plato las palabras tradición y calidad. El plato se compone de unas típicas migas de la época, pero, en este caso, son unas migas de espinacas ligadas con un toque de lactonesa que en el plato se presentan en forma de camino representando el camino de Santa Teresa. A continuación se presenta encima de estas migas un revuelto de huevo de corral con espinacas que eran unos de los ingredientes más típicos de aquel entonces. Todo esto en el plato forma la cama o mejor dicho 'la cuna del sepulcro' del ingrediente principal de nuestra tapa que es el potaje de bacalao, pero está vez hecho con el toque actual de la cocina de nuestro restaurante. Utilizando todos sus ingredientes (garbanzos, huevo, bacalao y espinacas) formamos nuestras lascas de bacalao noruego confitadas a baja temperatura con pil-pil de garbanzos pedrosillanos. Todo ello representa la cuna del sepulcro de Santa Teresa situado en nuestra localidad de Alba de Tormes, mientras rememoramos las huellas que de dejó en su camino”, describe el chef Cristian Ojeda.