Advertisement
Sábado, 16 de enero de 2021

LA NUEVA LEY DE EDUCACIÓN

Lo que he leído me suena a más de lo mismo. Estamos muy lejos de cualquier pacto educativo.

Yo me acercaba a una ideología socialista del reparto de la riqueza y la igualdad de oportunidades.

Nada que ver con el socialismo de “Sancho” e “Iglesias”. Tienen la desvergüenza de en este tiempo de pandemia subir el sueldo a los miembros del gobierno y cambiar una flota de doscientos coches de alta gama.

La oposición no es mejor. ¿Qué van a hacer con la educación?. Nada trascendente y marearnos a los que estamos al pie de los jóvenes un montón.

No es cuestión de aprobar a todos por decreto, o suspenderlos como rezan los otros. No es cuestión de un esfuerzo sin sentido. En las propias facultades de Medicina en la privada en primero auscultan y hacen PCR y por ejemplo en la “pública” de Salamanca, los brillantes alumnos de súper notas van a ver fotos a prácticas ellos sólos sin profesor. ¿ Puede haber mayor falta de respeto a nuestros futuros médicos?.

Se siguen dando los mismos temarios de hace diez años en ciencia y la historia se manipula según el color político.

La tecnología debería disminuir la burocracia y la aumenta a todos los niveles.

Se deben abrir los temarios al conocimiento y a la realidad desde pequeños. Todo está en internet, se puede dar clase aprovechando el móvil de cada alumno y ayudarle a interpretar la información.

El profesor es un colaborador, un animador, un provocador, un especialista en la materia, un mediador y alguien cercano al alumno que empatiza con él.

Es un facilitador, no un juez. No se puede dedicar la mayor parte del tiempo a corregir y a complicar las evaluaciones con tres mil ítems. Una cosa sencilla un cincuenta por ciento de materia de examen y el resto prácticas reales de cada materia, trabajos, investigaciones, experimentos, etc. Aprendizaje servicio, proyectos, trabajo cooperativo.

Espero que no se carguen que se pueda sacar la ESO desde la Formación Profesional Básica, porque es la mejor herramienta educativa para la integración social.

Deberían generar puentes desde la EDUCACIÓN NO FORMAL a la reglada. Se debería confiar en asociaciones y ONGs, que se encargan de la atención a colectivos de exclusión social para que pudieran titular a los jóvenes que atienden. Alfabetizándolos y llegando al conocimiento desde el arte callejero, desde la música, el baile, el circo, el cine, los talleres profesionales, las catas de oficios. Así también se debería titular en la ESO, y  conseguir competencias profesionales. No es ir contra la concertada. Si llega gratis al ciudadano, es más barata, no selecciona,tiene calidad. Sin prejuicios, por favor. ¿ Seguro que la mayoría de funcionarios de la pública no discriminan?.