Advertisement
Jueves, 21 de enero de 2021

La XXXIV Ascensión a la Catedral Nueva, dedicada a sanitarios, fallecidos y enfermos de COVID19

A pesar de la pandemia, el Mariquelo mantiene la tradición, aunque este año será una subida sin caballo y sin folklore en los actos previos

Ángel Rufino de Haro, ‘ El Mariquelo’ , en la presentación de la XXXIV Ascensión a la Catedral Nueva de Salamanca. Foto de Lydia González

La XXXIV Ascensión a la Catedral Nueva de Salamanca estará dedicada a la memoria de los fallecidos y enfermos de COVID19, a sus familiares y al personal sanitario. Así lo ha anunciado Ángel Rufino de Haro, ‘ El Mariquelo’ que hablaba de una subida “puramente charra, sobria, austera y digna. Es un apoyo moral que te apoyen, va a ser también un mensaje de concienciación, hay que pensar en el futuro, y la gente debe recapacitar y tomar todas las medidas. Unirnos a quien más lo necesita, porque además de esta pandemia está la de la falta de solidaridad y soledad. Queremos mandar un mensaje de apoyo, cariño y apoyo moral”.

Además, aseguraba que cuenta con el apoyo de la Junta de Castilla y León, ya que su presidente, Alfonso Fernández Mañueco, le ha remitido una carta en la que afirma que “es un orgullo constatar que se seguirá celebrando esta fiesta, la tradición del Mariquelo, que nació como una acción de gracias, tomará un nuevo sentido convirtiéndose en una petición para acabar con esta terrible pandemia”.


La cita será este sábado, a las 11.30 horas, aunque no habrá pasacalles a caballo, ni folclore. “Tenemos espacio para guardar la distancia de seguridad”, matizaba el Mariquelo, que también recordaba que a las 14.30 está previsto un almuerzo y entrega de galardones, y a las 18.00 horas bailes tradicionales en la Plaza Mayor.

Fotos de Lydia González

  • Ángel Rufino de Haro, ‘ El Mariquelo’. Foto de Lydia González