Advertisement
Lunes, 25 de enero de 2021

Una nueva pasarela mejorará la movilidad peatonal y ciclista entre los barrios Tejares y Huerta Otea

Este proyecto está enmarcado en la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (EDUSI) Tormes+, que en total cuenta con un presupuesto en torno a 20 millones de euros

El Ayuntamiento de Salamanca mejorará la movilidad peatonal y ciclista entre los barrios Tejares y Huerta Otea con el acondicionamiento de la pasarela junto a la pesquera, que contará con un tablero nuevo y "completamente independiente" a la tubería existente sobre el río Tormes.

Esta pasarela, con un presupuesto base de licitación de 435.000 euros y un plazo de ejecución de seis meses, enlazará con los futuros corredores verdes de las riberas del río, la pasarela ya acondicionada junto a la nueva impulsión de aguas, la nueva pasarela que se construye entre los huertos urbanos ecológicos y Huerta Otea, y los tramos de carril bici que interconectarán los barrios trastormesinos.

Este proyecto está enmarcado en la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (EDUSI) Tormes+, que en total cuenta con un presupuesto en torno a 20 millones de euros, cofinanciados por los fondos FEDER y el Ayuntamiento de Salamanca, gracias a las políticas de cohesión de la Unión Europea.

La pasarela actual tiene una longitud total de unos 165 metros, conformada por una tubería que tenía como función impulsar las aguas residuales desde la margen izquierda a la antigua depuradora de Huerta Otea, ubicada donde en la actualidad se encuentra el Parque de Maquinaria Municipal.


Sobre la tubería se instaló un entramado metálico para permitir así el paso de los trabajadores de la antigua EDAR, que ha sido desde entonces también utilizada por peatones y pescadores para el disfrute de esta zona del río.

Ahora existe una tubería de gas dentro de la conducción exterior, que abastece al parque de maquinaria y a los camiones impulsados por gas, según la información sobre el proyecto remitida a Europa Press.

Nuevo proyecto

El proyecto contempla un nuevo tablero con ocho vanos apoyados en las pilas existentes que se desliga completamente de la tubería, de forma que pueda realizarse el montaje sin afectar a la conducción de gas.

Al mismo tiempo, se utilizarán materiales y procesos constructivos que minimicen el efecto del proceso sobre el río y maximicen la velocidad de los montajes. Además, el proyecto plantea una iluminación 'led'.