Advertisement
Martes, 19 de enero de 2021

Salamanca, única provincia de la región donde aumentan los delitos contra la seguridad vial  

En 2019 se registraron 479 sentencias de esta índole en los juzgados charros, un aumento del 1,5% sobre las 472 del año 2013, único precedente estadístico

 

La Fiscalía de Castilla y León ha publicado en los últimos días un balance sobre las sentencias dictadas en los juzgados regionales por delitos contra la seguridad del tráfico. Este estudio, cuyo único precedente data del año 2013, muestra una evolución favorable del número de resoluciones registradas en la comunidad autónoma, con un descenso de las 4.415 de 2013 a las 3.383 de 2019. Lo que supone una diferencia de 1.032 sentencias, o lo que es lo mismo, un 23,4% menos. No obstante, en el análisis realizado provincia por provincia llama especialmente la atención el caso de Salamanca, que es la única de las nueve que experimenta un aumento de casos. 

Los casos más frecuentes: conducir sin permiso o bajo los efectos de alcohol y drogas

En el estudio elaborado por esta institución también se han incluido los motivos de esos más de 3.000 delitos y prácticamente en su totalidad, el 95,8%, obedecen a dos causas: conducción bajo los efectos del alcohol o drogas, y conducción sin licencia o permiso. Concretamente, de los 3.383 casos detectados, 2.020 son por la primera premisa (el 59,7%) y 1.222 por la segunda (el 36,1%).

En un segundo plano quedan otras incidencias como negarse a la realización de pruebas de alcohol o drogas, con 99 casos (un 2,9%) y en porcentajes ínfimos supuestos como la conducción a velocidad excesiva (27 casos, un 0,8%), la temeraria (10 casos, un 0,3%) y la conducción con desprecio para la vida (3 casos, un 0,1%). Completa las estadísticas el capítulo de ‘creación de otros riesgos para la circulación’ que contabilizó 2 situaciones, también un 0,1%.

El caso de Salamanca

A pesar de que las sentencias han caído en Castilla y León en un 23,4%, Salamanca es la única provincia que no sólo no ha logrado bajar sus cifras, sino que es la única que las ha aumentado. De 472 casos en 2013 se ha pasado a los 479 de 2019. Este ligero aumento de 7 sentencias llama aún más la atención al profundizar en la evolución que han experimentado el resto de provincias. Especialmente meritorio es el caso de Valladolid o Zamora, donde el descenso de procedimientos ha superado con creces a la media, logrando un 32,2% y 40,9% menos respectivamente


León es la provincia donde más sentencias por delitos contra la seguridad vial se registraron el pasado año con 723, seguida por Valladolid con 574 y Burgos con 522. Al igual que en 2013, Salamanca ocupa un lugar intermedio, concretamente el cuarto, con esos 479 casos. El orden por arriba es el mismo que el de hace seis años, mientras que por abajo, Soria, con 154, y Ávila, con 194, son las que menos registraron. Unos datos que, indudablemente, también obedecen al menor volumen de población de estas provincias.  

Penas por estos delitos

Es evidente que cada pena será independiente y variará en función de las circunstancias puntuales de cada delito. No obstante, el Código Penal establece condenas de tres a seis meses de prisión, o multa de 12 a 24 meses, o trabajos en beneficio de la comunidad durante uno a tres meses en aquellos casos donde se conduzca sin carné. 

Por otro lado, en lo que respecta al otro delito más común, el conducir bajo los efectos del alcohol será un delito siempre y cuando la tasa supere los 0,6 miligramos por litro de aire aspirado. En este caso concreto el Código Penal establece como castigos: de tres a seis meses de prisión, una multa de seis a doce meses o trabajos comunitarios también de 30 a 90 días. En cualquier caso, eso sí, se retirará el permiso de conducción al infractor entre uno y cuatro años. Sanciones, todas ellas, que buscan erradicar esta serie de imprudencias al volante.