Advertisement
Jueves, 21 de enero de 2021

Miguel Bosé abandona los juzgados escondido en una furgoneta tras su tenso reencuentro con Nacho Palau

La ex pareja se ha visto las caras este lunes en los Juzgados de Pozuelo de Alarcón por la doble filiciaón de los hijos que tuvierón mientras estaban juntos
Miguel Bosé. Archivo
Miguel Bosé y Nacho Palau se han reencontrado en los Juzgados de Pozuelo de Alarcón este lunes para que un juez dirima la doble filiación de los hijos que tuvieron mientras eran pareja, Diego y Tadeo en el caso del cantante, e Ivo y Telmo en el del escultor. Cuatro niños que, pese a no ser biológicamente hermanos, se trataron como tal hasta que tuvieron ocho años y sus padres rompieron su relación. Ahora, el valenciano ha demandado al artista para que los cuatro niños sean reconocidos legalmente como hijos de ambos y tengan los mismos derechos y educación, además de vivir en el mismo país.
 
Si a la entrada del juicio que le ha enfrentado al que fue su pareja durante 26 años
Miguel Bosé ha conseguido pasar inadvertido y que ninguno de los numerosos medios de comunicación apostados a la entrada de los Juzgados de Pozuelo de Alarcón pudiese captar una imagen suya, a la salida ha optado por una estrategia similar. Y es que, después de cinco horas de un tenso cara a cara con Nacho Palau, el cantante de "Morena mía" ha salido del edificio judicial por una puerta de parquing poco habitual, y oculto en la parte de atrás de una furgoneta con los cristales tintados para evitar ser visto. De ahí, Bosé se ha dirigido directamente a su domicilio - en una lujosa urbanización a las afueras de Madrid - donde, nervioso, espera la decisión judicial que determinará el futuro de sus hijos.