Martes, 20 de octubre de 2020

“Es urgente que alguna administración nos de apoyo a los vendedores ambulantes. Nos estamos teniendo que ayudar unos a otros”

Desde el colectivo piden apoyo de las administraciones, a través de líneas de microcréditos, mientras piden a los clientes que acudan con tranquilidad y seguridad a los mercadillos de la provincia, ya que disponen de todos los medios de protección garantizados
Abel Sánchez, secretario de la asociación de vendedores ambulantes de Salamanca

La vida en los mercadillos en este mes de octubre dista mucho de la que se podía contemplar hace apenas unos meses, con gente paseando libremente por los puestos mientras los vendedores ejercían su función de manera relajada, sin medidas ni condiciones.

Desde que comenzara de manera oficial la pandemia por el coronavirus todo ha cambiado y este sector, de manera especial, se ha visto directamente afectado por una nueva realidad que genera un presente difícil y un futuro a corto-medio plazo más complicado aún.

El gremio de los vendedores ambulantes se encuentra en una situación de S.O.S inmediato, ante la falta de ayudas y la irregularidad que supone la realidad que marcan los tiempos y los contagios, generando parones continuos en la práctica totalidad de las citas semanales que mantiene en toda la provincia de Salamanca.

Abel Sánchez, secretario de la asociación de vendedores ambulantes de Salamanca, analiza el complicado presente que está viviendo el gremio, reclamando con urgencia ayudas para poder ofrecer una mínima estabilidad a un colectivo que diariamente se ‘bate el cobre’ en la calle para reforzar la idea de la seguridad en los recintos y los puestos.

¿Cómo ves la situación de los mercadillos en la actualidad?

A.S: Económicamente muy baja. La gente tiene mucho miedo tanto al contagio como a la economía. Unos se están quedando sin trabajo, otros no cobran los ERTES…Mira ahora estamos viendo cómo se limita al máximo la actividad de la Hostelería, pero los encuentros en pisos y lugares privados continúan llevándose a cabo con total normalidad. Si los hosteleros, por poner un ejemplo de gremio, no funcionan bien, no te compran y esas ventas se pierden al igual que ellos pierden consumiciones…así estamos en toda España. Esto podemos trasladarlo a todos los sectores.

¿Cómo están funcionando los mercadillos en la provincia de Salamanca?

A.S: Activos están todos ahora mismo. Lugares grandes que han vuelvo a la actividad los encontramos en Salamanca, con 300 puestos, Guijuelo con en torno a 80 puestos, Ciudad Rodrigo 110, Peñaranda 60, Matilla 30 o Vitigudino con más de 60. Estamos trabajando en un balance global del número de vendedores que trabajan en todo el territorio de Salamanca y todas sus rutas, algo que podremos detallar muy pronto. A nivel de público sigue siendo muy escaso pero la situación y el miedo que se está vendiendo hacen que sea así, de verdad que es muy preocupante el ánimo de la gente.

¿Cómo es el día a día de los vendedores?

A.S: Pues con mucha precaución y el miedo continuo de contagiarse. Tienes todas las medidas de seguridad, si, marcas las distancias, usas la mascarilla…pero siempre sales de casa con ese temor pero con las ganas de poder ganarte el pan de cada día. Creo que la gente está confundida por la situación política que estamos viviendo y como se está trasladando a la sociedad, eso confunde y mucho.

¿Crees que la división política y la situación actual os afecta de manera directa en desarrollo de vuestra actividad con la gente?

A.S: Si, la gente cree más a los políticos y la situación que venden que la realidad de la calle que puede vivirse en cualquier mercadillo. En torno al 90% de nuestros clientes tienen más de 40 años, y ellos muestran miedo, de eso no hay duda. Es una sensación constante…tengo gente que me dice “y si te compro un pantalón, tengo que cambiarlo y la próxima semana no vienes que hago”…eso se me plantea muy a menudo y claramente al final el cliente opta muchas veces por no comprarte ante esa inseguridad. Todos perdemos en definitiva ante el temor que marca la política de hoy, creo que no están sabiendo dirigir bien la situación.

¿Tenéis un cálculo de las pérdidas que acumula el sector actualmente?

A.S: Pues podríamos estar hablando de que estamos en torno al 80% en perdidas, algunos incluso del 100%. El género de primavera le hemos perdido, ósea, no hubo ganancias…ha quedado todo “en trapos” como solemos decir. A esto se suman los restos que se han perdido de vender en el verano, tiempo en el que también nos han paralizado la venta. Todas esas prendas son pérdidas y la compra de las nuevas colecciones las estamos teniendo que hacer con ahorros. Realmente es imposible cuantificar las pérdidas en dinero, pero es muy muy alta. En no pocos casos hemos tenido que ayudarnos económicamente entre unos y otros para poder adquirir género o cubrir necesidades básicas…con eso lo digo todo.

¿Estos meses de pandemia os habéis ayudado entre unos y otros?

A.S: Si. No son pocos los que han recurrido a la ayuda de todos para poder hacer la compra o echar combustible…es una situación que llevamos arrastrando desde la anterior crisis económica. La gente ha necesitado ayuda hasta para lo más elemental y lo ha ido devolviendo como ha podido a través de las pocas ventas que se iban realizando. Es una labor humanitaria que hemos hecho y seguimos haciendo.

¿Hay vendedores que se han visto obligados a tener que dejar de acudir a los mercadillos?

A.S: Claro que sí. Hay gente que no tiene para lo más básico ya, y los bancos directamente no te aportan ayuda alguna. La inmensa mayoría quieren continuar, es su trabajo, pero económicamente no pueden. Seguir un nuevo camino laboral es complicado porque creo que a un gitano no le dan trabajo en ningún lado…necesitan reponer género como sea y seguir, pero en algunos casos ya ha sido imposible, a pesar de recibir ayuda de vecinos y amigos, comprando genero puerta a puerta y ofreciendo todos los apoyos posibles.

¿Qué reclamáis de la administración?

A.S: Pues un rescate económico, necesitamos ayuda urgente. Lo hemos pedido a diputados provinciales, en el Ayuntamiento de Salamanca…que nos puedan ofrecer alguna línea de microcréditos a nivel municipal que podamos pagar mes a mes…los mercadillos no requieren de inversiones fuertes, hablamos de cantidades muy pequeñas. Con esas ayudas la gente podría seguir trabajando, las familias comiendo y la actividad asegurada…yo por ejemplo pedí las ayudas Covid en el Ayuntamiento de Salamanca y aún no me han contestado…con eso lo digo todo. Hay ayudas a autónomos y vendedores que no se han dado tan solo en la capital salmantina. En muchas zonas del resto de Castilla y León si, como en Zamora por ejemplo. Aquí cero, y las estadísticas que vendan son mentira, la realidad es la que vivimos, no la que se vende.

¿Qué se le puede decir a la gente para que acuda a los mercadillos?

A.S: Pues sinceramente les pediría que se les quite el miedo, que no hagan tanto caso al ruido de los políticos ni a los “listos de turno que todo lo sabían y lo saben”. Al aire libre es muy difícil contagiarse. Tenemos todas las medidas, llevamos las mascarillas, la gente lo tiene más que normalizado, por lo que pido que se quiten el miedo, que acudan con total normalidad.