Domingo, 25 de octubre de 2020

Prepara tu hogar frente al frío

Preparar la casa para el frío supone una inversión económica  teniendo opción a un préstamo online  con las mejores condiciones

Ya han llegado las primeras jornadas de frío y viento, algo que quizás a algunos les apetecía después del calor del verano. Aun así, unas temperaturas demasiado bajas son incómodas para todos, y conviene mantener nuestra casa con un ambiente cálido y agradable. No solo lo agradeceremos nosotros, también las estructuras e instalaciones de nuestra vivienda.

En este artículo queremos contarte algunos trucos para dejar el frío fuera de casa y que tú y tu familia paséis los meses de invierno de la mejor manera. En caso de necesitar alguna reforma, no olvides revisar todas tus opciones de préstamo online para conseguir las mejores condiciones.

¿Qué debo tener en cuenta?

Lo primero que debemos tener claro es que el frío no es igual en todos sitios. No se pasa igual en pleno centro de Salamanca que en una ciudad costera como Valencia. Existen diferencias para preparar tu casa según donde vivas.

Aquí te daremos unos consejos muy básicos, válidos para todas las zonas, pero trata de adaptarte. Por ejemplo, si en la zona en la que vives se supera con facilidad el 70% de humedad, sería ideal contar con aparatos deshumidificadores. No solo reducirán el frío al quitar agua del ambiente, sino que también te ayudarán a subir un poco la temperatura por el aire caliente.

De hecho, uno de los factores más importantes a la hora de medir la sensación de temperatura es la humedad, ya que puede hacer bajar varios grados esta sensación y pasar una mala noche casi sin poder pegar ojo.

Evitar la humedad en casa sin gastar mucho

Hay muchas formas de reducir la humedad de una casa con métodos económicos, principalmente aprovechando la luz natural. Si esto lo unimos a una pintura de color claro en las paredes, conseguiremos un ambiente cálido y acogedor.

Incluir espejos nos ayudará a reflejar la luz, consiguiendo así más luminosidad y reducir un poco la factura energética. A nivel tecnológico también podemos contar con sistemas electrónicos que mejoren la eficiencia del control de la temperatura.

Si, además cuentas con otros sistemas como paneles solares, energía geotérmica o estufas eléctricas, puedes ajustarlas a estos aparatos de control para controlar el gasto energético de tu casa según tus necesidades.

Clásicas soluciones frente al frío

Hay otros métodos para reducir el frío de nuestra casa sin tener que gastar, por ejemplo, colocando decoraciones textiles en diferentes lugares. No solo estaremos dando un toque de color a nuestro hogar, sino que también quitaremos algo de frío gracias a la tela. Cojines, alfombras o mantas situados en lugares concretos puedes aumentar un poco la temperatura interior.

En el suelo, por ejemplo, podemos usar un aislante como la tarima flotante. Aportará calidez y un suelo de larga duración, por lo que es una apuesta segura. Eso sí, aprovecha los meses de primavera y verano para hacer esta reforma, ya que el frío y la humedad complicarán el proceso.

Antes de dar otros pequeños consejos para mantener tu casa a una temperatura agradable, también te recomendamos tener una estufa de gas pequeña. En un punto estratégico de la casa puede subir algún grado la temperatura sin necesidad de gastar mucho.

Ahora sí, apunta estos tips para combatir el frío:

Tapa bien todos los huecos de las ventanas, especialmente si son de antigua construcción.

Ventila la casa durante el día, pero no te olvides de cerrar las ventanas antes de que caiga la noche.

Distribuye bien el calor, especialmente si no vas a utilizar alguna o es solo de paso.

Coloca aislantes o burletes en las puertas, de madera o de metal, para que no entre ni salga aire. Conseguirás que no entre el frío y que no se disipe el calor.

Usa sábanas polares o de coralina y buenos pijamas, así evitarás pasar frío en la madrugada mientras duermes.

Esperamos que todo esto te haya ayudado a preparar tu hogar para el invierno y mantener una buena temperatura dentro de casa. ¡Pasa unos buenos (y cálidos) meses invernales!