Domingo, 25 de octubre de 2020

Vuelta al cole ¿segura?

CCOO Enseñanza Salamanca denuncia “graves problemas que no se han atajado ante estos meses después del inicio del curso”

Con un escenario provincial de contagios creciente y ante el aumento de clases en cuarentena, desde CCOO Enseñanza Salamanca continuamos denunciando los graves problemas que no se han atajado ante este inicio de curso:

-Falta de previsión: desde el mes de abril llevamos reclamando a la Administración la constitución de una mesa técnica con personal, docente, sanitario y especialista en riesgos laborales para planificar el que ya se preveía como un inicio de curso muy difícil.

-Falta de recursos: ratios demasiado elevadas (que nunca deberían haber excedido de 15 alumnxs por aula) y falta de espacios.

-Desorganización: cambio de protocolos y criterios, falta de provisión y diferenciación de EPIS, opacidad y falta de previsión en contrataciones…

La suspensión de las clases presenciales provocada por la pandemia del COVID-19 ha exigido y exigirá, al menos durante el presente curso 20/21, un replanteamiento del desempeño de tareas educativas, del trabajo en el aula de las y los docentes y de los procesos de formación inicial y permanente de los trabajadores vinculados a la educación. Además de la necesaria educación y concienciación en el cumplimiento de unas medidas de seguridad por parte de toda la comunidad educativa, que implicarán tiempo y recursos.

Esta situación requiere la puesta en marcha de:

- Plan de Inversión Educativa, que incluya Plan de Digitalización y Formación

- Plan de Seguridad, Salud e Higiene

- Plan de refuerzo

Estos planes deben basarse en los siguientes pilares:

1.Reforzar la educación invirtiendo más recursos personales y materiales.

Dentro de este planteamiento, CCOO considera imprescindible más profesorado, contrataciones todo el curso y sustituciones inmediatas, ya que estamos viendo en Salamanca una situación en muchos centros de falta de docentes, con especial incidencia en las enseñanzas de formación profesional, que da como resultado alumnado sin clase, enseñanzas no impartidas y vulneración del derecho a la educación.

2. Auditoría de espacios, de instalaciones, de la implantación de la enseñanza en red, etc. para conocer, no solo los espacios de los que dispone actualmente educación, si no qué recursos se necesitan y de qué otros espacios e instalaciones pudiera disponerse.

3. Apoyo material, educativo y de seguridad individual y colectiva, tanto al profesorado, como al personal de administración y servicios. Así como que todo el personal de centros educativos y de los ámbitos socioeducativo y asistencial se incluyan dentro del nivel de riesgo 2.

5.Coordinación entre administraciones, y entre políticas educativas y sociales.

6. Potenciar los  ejes transversales en la educación: derechos de la infancia; la coeducación y perspectiva de género para prevenir la violencia y la discriminación de niñas y mujeres en una sociedad globalizada; el uso de la tecnología y educación digital al servicio de la humanidad, de la que todos y todas formamos parte; el trabajo a favor de un aprendizaje reflexivo, significativo y competencial personalizado; y, finalmente, la educación para el desarrollo sostenible con miras a nuestra propia supervivencia. 

El impacto de la pandemia no es igual para todo el alumnado y hay que establecer estructuras de apoyo para las y los alumnos y el personal vulnerable, para quienes enfrentan mayores dificultades y para todo el alumnado que no ha podido participar en el aprendizaje en línea. Por tanto, es urgente desarrollar estrategias para abordar un posible aumento en las tasas de abandono escolar y reducir al máximo la brecha digital. No podemos permitir que se siga incrementando la brecha, no solo digital, sino socioeconómica.

La crisis sanitaria ha demostrado que la acción del sindicato, como instrumento de protección y negociación en el ámbito laboral y social, ha sido esencial para las personas trabajadoras y sus derechos. En ello ha puesto todo su esfuerzo CCOO desde el inicio del estado de alarma.

CCOO ha sido capaz de poner en marcha este servicio debido a la fuerza y capacidad organizativa que tiene gracias al apoyo de cerca de un millón de personas afiliadas con que cuenta, y, por supuesto, también a las casi 100.000 delegadas y delegados conseguidos en las elecciones sindicales, que hacen que sea el mayor sindicato del país.

Por eso, CCOO invita a todas las personas que han acudido al sindicato por primera vez en esta crisis y a quienes lo vayan a necesitar en los próximos meses, a unirse a la mayor organización sindical para que entre todas y todos consigamos que la salida de esta crisis sanitaria sea justa para las trabajadoras y los trabajadores.

Contigo somos más fuertes. Trabajamos por el empleo, por mejores condiciones de trabajo, mejores salarios y nuevos derechos.

CCOO ENSEÑANZA SALAMANCA

LAURA MAYO