Miércoles, 21 de octubre de 2020

Colegio San Agustín: un latido, una esperanza

Su valor diferencial respecto a otros centros es la educación en valores cristianos y agustinianos destacando la ilusión, la esperanza y el esfuerzo

Los más de 60 años de tradición educativa han convertido al Colegio San Agustín es un referente en Salamanca, por lo que se presenta como una de las mejores opciones en educación no universitaria. Este centro privado concertado oferta enseñanzas de 3 a 18 años: Infantil, Primaria, Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato.

Dentro de su amplia carta de servicios incluye el servicio de guardería, la Escuela de Formación de FP, el servicio de madrugadores desde las 7.45 hasta las 8.45, en dos turnos (7.45-8.15 y de 8.15 a 8.45), el servicio de atención a alumnos a partir de las 14.00 hasta las 14.30, servicio de media pensión (comedor escolar) de 14.00 a 16.00 horas y a partir de octubre, dispondrán de un servicio de atención alumnos/biblioteca, zona de estudio o juegos, dependiendo de la edad de 16.00 a 18.00 así como un servicio de logopeda para los alumnos que lo demanden.

Su valor diferencial respecto a otros centros es la educación en valores cristianos y agustinianos destacando la ilusión, la esperanza, el esfuerzo, la responsabilidad compartida entre el equipo docente, la cooperación de los padres (asociación de madres y padres AMPA), y la implicación de antiguos alumnos y del personal voluntario.

Medidas contra el Covid

Desde el centro educativo, han puesto en marcha un amplio protocolo de actuaciones que abarca todos los aspectos de la vida colegial. El protocolo, disponible en la web, detalla horarios de entradas y salidas tanto del inicio/fin de jornada como de los recreos, la cartelería explicativa de medidas higiénicas, la disposición en puntos estratégicos de geles, así como en las aulas, un refuerzo en la labor de limpieza y desinfección de aulas y espacios comunes, redistribución de aulas y zonas por etapas así como la no utilización de aulas anteriormente de uso común y frecuente (aula música, dibujo, vestuarios...) limitación de aforo con puestos señalados en Salón de Actos, Capilla, audiovisuales, adquisición de máquina friegasuelos para una desinfección de pasillos,  que se completa con máquina de ozono y máquinas de desinfección electrostática y formación tanto del personal como del alumnado.

Además se han desdoblado grupos donde el número de alumnos y los m2 no permitían la distancia de 1.50m.

“Desde la nueva normalidad sonará muy bien, pero desde la Dirección están siendo unas semanas de mucho estrés e incluso presión, pero presión bien entendida por parte de las familias que nos exigen profesionalidad y colaboración, y luego está la otra presión, la de la administración educativa, que en unos casos ha estado muy receptiva a colaborar y solucionar los problemas, como ha sido con los desdobles de aulas, la dotación extraordinaria de profesorado y el asesoramiento general, pero que por otro lado sigue aumentando la documentación, papeleo, burocracia similar a cursos pasados pero aumentada  ahora por el Covid, desgastando la labor de directivos y docentes en trámites que, a día de hoy, no parecen ser prioritarios, salvo para ellos”, explica el director del centro Fernando Javier Martín.

A pesar de las complicaciones, en San Agustín han empezado el curso “con la ilusión de mantener el latido, el ritmo del Colegio y mostrar esperanza a los alumnos, a las familias y en definitiva a nuestro entorno social: un colegio funcionando, junto con el resto, es un motivo de esperanza”.