Miércoles, 28 de octubre de 2020
Béjar al día

Polémica con la adjudicación del Festival Internacional de Blues de Castilla y León

El Partido Popular denuncia “irregularidades y chanchullos” en el concurso público de libre concurrencia para acceder a la dirección técnica del Festival de Blues de Béjar

El Partido Popular ha criticado la organización de este año del Festival Internacional de Blues de Castilla y León, que se ha presentado esta semana en el Ayuntamiento de Béjar sin que se haya cerrado el plazo de la adjudicación del evento a una de las empresas que, por procedimiento de concurso de libre concurrencia, puedan estar interesadas en asumir la dirección técnica del festival.

Esto quiere decir que este año el Ayuntamiento, mediante concurso público, ha abierto, por primera vez, la dirección técnica del festival a cualquier empresa que quiera presentarse a la adjudicación, lo que en un principio significaría que el empresario Miguel Sánchez Paso, de quien partió la iniciativa hace 20 años, podría quedar fuera de la organización de esta edición.

El gasto público por cada persona que acuda al festival será de unos 70 € y no vendrá mucha gente de fuera por las restricciones de movilidad

La Junta de Castilla y León, la concejalía de Cultura y la Alcaldía del Ayuntamiento de la ciudad han presentado esta semana el Festival Internacional de Blues, así como a los grupos que ofrecerán sus conciertos y la programación complementaria; cuando hasta el día 7 de octubre no acaba el plazo de presentación de solicitudes de las empresas candidatas y hasta el día 8 de octubre no se reunirá la mesa de contratación que tendrá que valorar las propuestas. El  primer concierto está programado para el día 9, un día después de la reunión de dicha mesa de contratación del Ayuntamiento, en la que se tiene que analizar el punto del pliego denominado: criterios cuya ponderación depende de un juicio de valor, que podría llevar un tiempo, en caso de que se presentaran varias empresas a este concurso, abierto a la libre concurrencia. Materialmente imposible que en un día, cualquier empresa adjudicataria pueda organizar la dirección técnica de un evento de estas características.

Sin embargo, la venta de entradas desde hace un mes y la publicidad aparecida en redes sociales y páginas web, revelan presuntas irregularidades,  ya que estas acciones se han realizado antes de saberse si va a haber más de una empresa interesada en la dirección del festival, es más, la propia Alcaldesa dijo en la rueda de prensa que se habían presentado dos empresas, una de las cuales le constaba que era la que había organizado el festival en las ediciones anteriores.

Las responsables municipales, Elena Martín y Ana V. Peralejo, añadieron en esa misma rueda de prensa que la gestión del festival ha corrido a cargo del Ayuntamiento de Béjar y han dado el dato de que “un grupo de Estados Unidos y otro de Alemania, se han caído del cartel por las restricciones del Covid”. Por lo que no queda claro quién pagará a los grupos participantes, si la concejalía de Cultura que ha  hecho la gestión como organizadora, o la empresa adjudicataria con la cantidad de 39.325 euros recogida en el pliego de condiciones, que no ha contratado a los grupos y sólo está obligada a llevar a cabo la dirección técnica.

El PP no se explica cómo el día 8 de septiembre el perfil de facebook del Festival de Blues ya tenía publicada la programación y los grupos que iban a participar, cuando el pliego de condiciones se firma el día 11; se pregunta cuál es el motivo de que se externalice la dirección si la organización la ha llevado a cabo el Ayuntamiento y por qué se saca a concurso la producción del festival cuando la Alcaldesa ha reconocido que la programación corre de su cargo; cómo es posible que el primer grupo actúe 24 horas después de que se reúna la mesa de contratación y se abran los sobres; quién pone a la venta las entradas el 8 de septiembre cuando no estaba convocado el pliego, ni iniciado el procedimiento, ni adjudicado, ni había propuesta formal de grupos.

El Portavoz Popular ha criticado también la elección de las fechas en las que se va a celebrar el festival, señalando que no se celebró en el mes de julio, cuando estaba más controlada la pandemia y se podía haber organizado en espacios abiertos donde los aforos, aunque restringidos, podrían haber sido mayores y además con menos peligro de contagios.

Hay que destacar el pequeño aforo del Teatro Cervantes para un evento de estas características, y teniendo en cuenta el dato que ha facilitado el PP, que estima el gasto público por cada persona que acuda al festival en unos 70 euros diarios, eso supondrá una inversión de dinero público muy superior a la repercusión económica que tendrá este año el festival en la hostelería y el comercio de la ciudad; sobre todo, si a esto se le suman las actuales restricciones de movilidad en Madrid y en otras grandes ciudades por causa de los rebrotes de la pandemia.