Disfraces de la belleza

Un cuerpo hermoso constituye en sí mismo el mejor disfraz. La belleza es la llave que abre las puertas de nuestro corazón. Pero su prodigalidad se convierte en confusión cuando no sabemos qué camino tomar. Frecuentemente, nos enamoramos de una imagen, sin conocer qué   esconde  su interior.   

     M. Lamas.