Lunes, 26 de octubre de 2020

Las obras más brillantes del III Certamen de Pintura ‘Paula González Gajate’ se muestran en La Salina

La iniciativa de la Diputación combina el homenaje a una salmantina amante del arte con la oportunidad de ver obras de creadores noveles y consagrados

Inauguración de la exposición del Certamen de Pintura Paula González Gajate en la sala de la Salina, con el presidente de la Diputación, Javier Iglesias. Foto de Lydia González

La Sala de Exposiciones La Salina, que la Diputación de Salamanca tiene en la calle San Pablo junto al palacio del mismo nombre, acoge desde este miércoles la muestra del III Certamen de Pintura ‘Paula González Gajate’, que  se podrá visitar hasta el 11 de octubre

En su puesta de largo han participado el presidente de la Diputación, Javier Iglesias, el delegado provincial del área de Cultura, David Mingo, y responsables del certamen pictórico, que han mostrado su satisfacción por dar a conocer así los trabajos presentados al certamen.

En concreto, la sala alberga 'Atardecer en el antiguo hospital del Espíritu Santo.

Núremberg', de Francisco Escalera, primer premio; ''Silent shadows' de Juan José Vicente, segundo premio; 'Realidad alterada' de Beatriz Marcos, tercer premio; y otras obras procedentes de autores de distintos puntos del país.

Javier Iglesias ha mostrado su satisfacción por acoger la iniciativa en las instalaciones de la Diputación durante un tiempo en el que las propuestas culturales son "más necesarias que nunca" y que, en este caso, llegan con cuadros de "extraordinaria calidad".

Así, ha añadido, La Salina ofrece "una oportunidad única de descubrir nuevos talentos" a través de un certamen que surgió como apoyo a la pintura desde la familia de Paula González Gajate y que ha cumplido ya su tercera edición.

Por su parte, Marian Hernández, en representación del comisario Manuel González Díaz, ha recordado que la iniciativa surgió para "conciliar el dolor" por la pérdida de Paula González Gajate y para "transformarlo" en apoyo a la creación pictórica, lo que ha servido desde entonces como "un homenaje a su memoria y a la pintura".

Foto de Lydia González