Domingo, 25 de octubre de 2020

COAG CyL no respalda la ‘Declaración de la cadena alimentaria’ por ser solo un compendio de buenas intenciones

Por su parte, los consumidores tampoco se benefician de la continua caída de los precios en origen, ensanchando cada vez más el margen de beneficio de las multinacionales de la distribución alimentaria

Miembros del Pleno de COAG Castilla y Léon

La organización agraria COAG de Castilla y León ha manifestado que no respalda la 'Declaración de la cadena alimentaria' por que entienden que le "faltan compromisos" y que es "solo un compendio de buenas intenciones".

Según han señalado fuentes de la OPA en un comunicado recogido por Europa Press tras la celebración del Pleno de COAG Castilla y León, la Consejería --de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural-- "quiere el respaldo unánime" para la citada Declaración, en la que "junto a productores agrarios se estamparían las firmas de las industrias de transformación y distribución agroalimentarias".

Sin embargo, para COAG el documento adolece de "una total falta de compromisos concretos por parte del resto de agentes de la cadena --industria y distribución--, por lo que la consideran "una mera declaración de buenas intenciones". Por ello, han anunciado que no la respaldan.

COAG considera que el tiempo de las declaraciones de buena voluntad "ya se ha pasado" y que ahora los productores agrarios necesitan "hechos", que el precio de los productos les permita "vivir con dignidad".

Por el contrario, han lamentado que "día a día sufrimos en carne propia la hipocresía de unas empresas que aprovechan cada mínima oportunidad para depreciar nuestros productos y exprimir al máximo a agricultores y ganaderos y especular con el fruto de nuestro trabajo en los mercados".

Por su parte, los consumidores, en opinión de COAG "tampoco se benefician de la continua caída de los precios en origen, ensanchando cada vez más el margen de beneficio de las multinacionales de la distribución alimentaria.

El Pleno de COAG ha concluido también que "las históricas movilizaciones" agrarias realizadas a comienzos de año, suspendidas temporalmente por causa de la pandemia de la COVID-19, consiguieron que la sociedad española "sintonizara con los problemas del campo".

Fruto de dichas movilizaciones fue la modificación de la Ley de cadena alimentaria para incluir la prohibición de pagar precios de los productos por debajo de los costes de producción pero "aun así cada día llegan nuevas denuncias de empresas que presionan e incluso coaccionan a los productores para que firmen cláusulas genéricas abusivas en las que el vendedor acepta que el precio que le pagan es superior al coste de producción, aunque eso sea manifiestamente falso".

El máximo órgano de dirección de COAG apunta también que "a pesar de los agradecimientos y parabienes que el sector agrario recibió durante el confinamiento por proporcionar los alimentos para todos, en la cruda realidad no existe un verdadero reconocimiento del valor estratégico y esencial de los agricultores y ganaderos más allá de los discursos".