Lunes, 28 de septiembre de 2020

Campari con Ginebra

  • - Buenos días señor Manuel.

  • - Buenos y santos prenda.
  •  
  • - Mire amigo mío; llevamos muchas semanas siendo pesimistas en nuestras charlas en la solana de la-Parcela-, mientras degustamos nuestro ya clásico-vermú con anchoas de las redondas y otros acompañamientos-. Y aunque es cierto que las emociones negativas son más intensas que las positivas. Y que dadas las circunstancias actuales en que se recurre mucho a los –eufemismos-. Qué es: “Un modo de decir para expresar con suavidad o decoro, ideas cuya recta y franca expresión será más dura y malsonante”. Pero tampoco vamos a caer en esconder las realidades. Hoy, no hablaremos de estos temas; aunque lamentablemente tendremos que volver hacerlo en otras ocasiones que sean propicias para ello. Apartemos hoy de nosotros al viejo-pesimismo-, lo más lejos posible…
  • - Y entonces, ¿De qué vamos a hablar?... ¡Difícil me lo pones!
  •  
  • - Pues así, de buenas a primeras vamos a hablar del-NEGRONI-.
  •  
  • - Y, eso ¿Qué es? ¿Alguna película de terror?
  •  
  • - No sea usted analfabeto querido amigo. El célebre-NEGONI-, no es más ni menos que un-CAMPARI CON GINEBRA-; un viejo ¡tiene ya cien años!-vermú-, con-CAMPARI Y GINEBRA- a partes iguales, que tiene una larga y entretenida historia y grato sabor con sencilla fórmula que se inventó hace muchos años en-Florencia- y que vive ahora su renacer mundial. Y todo ello comenzó cuando un-Conde-, pidió un chorrito de ginebra para ahogar sus penas.
  •  
  • - ¡No me digas!
  •  
  • - Le digo. Y además añado que se cuenta: “Qué es un cóctel, ya eterno, que “nació” en una-Botica-, como otras muchas bebidas,  de color escarlata y que curiosamente  en principio era-medicinal y reconstituyente”… sí, no se sorprenda usted.
  • - ¡Ver para creer!
  •  
  • - La invención del-NEGRONI-, tuvo lugar en un café de-Florencia-. El barman-Fosco Scarcelli, hizo la mezcla original. Pero el-Conde- Camillo Negroni, le pidió añadir al-CAMPARI, Y SODA- un chorrito de ginebra… para fortalecerlo.
  • ¡Menudo era el-Conde Camillo!
  •  
  • - Ya lo creo. Cuentan los que saben, qué: “El-Conde-Camillo Negroni-, era un asiduo al Café Casoni, donde pedía un coctel americano, es decir; -vermú-CAMPARI- y soda. Un día cansado de beber siempre lo mismo solicitó al barman, que le fortaleciese el trago. El-CONDE-, siempre presumía de ser un tipo duro, Incluso aseguraba que se había ganado la vida como vaquero en-Estados Unidos-. El barman añadió también una rodaja de naranja y una gran parafernalia en su elaboración.
  • Pues es conveniente saber que el “invento”; tiene que servirse en vaso grande y ancho. Es conveniente que todos los ingredientes estén fríos y que para dos personas sea así: “Dos medidas de-Ginebra seca, dos medidas de-Campari-dos medidas de vermú rojo. Cubitos de hielo y dos cuartos de naranja. Teniendo que colocar los cubitos directamente en el vaso en que se tomará el coctel. Después añadir la ginebra, el campari y el vermú. Habrá  que remover todo con sutileza (ojo, no agitar ni batir)… y poner las dos rodajas de naranja en decoración. Y ¡jamás! emplear la coctelera ni hielo picado para servir el trago.
  •  
  • - ¡Pues sí es este un “invento” peliagudo!
  •  
  • - Hombre señor Manuel, no le dé usted tanta importancia al-NEGRONI-; que nosotros “casi” hemos inventado el-VERMÚ-MARTINI ROSATO- CON ANCHOAS DE LAS REDONDAS- (ver foto) sin darnos importancia y que hace las delicias de los amigos que nos visitan (Ver foto). Eso sí; nos falta el “chorrito” de ginebra. ¡Pero eso tenemos que solucionarlo rápidamente!
  •  
  • - Ya no estamos para esos trotes.
  •  
  • - No empecemos señor Manuel, que la vida es corta y habrá que darse algún capricho… eso sí con moderación.
  •  
  • - Además el-NEGRONI-está rico aunque no le va a la zaga el-CAMPARI-. Y aproveche el regusto que nos ha quedado con la exposición de las bondades del-NECRONI- y también del-CAMPARI-, para apurar nuestro modesto –vermú con anchoas de las redondas  y otros acompañamientos sabrosos que son aliento para acompañarnos en nuestras disertaciones cotidianas sobre lo divino y humano en la-Parcela-.
  • - ¡Va por usted!
  •  
  • - ¡Gracias! Igual te digo.
  •  

  • *Hoy terminamos con una reflexión-moraleja: “Como nadie es capaz de saberlo todo. No hay más remedio que aceptar con humildad lo mucho que ignoramos”…. Pues eso