Lunes, 28 de septiembre de 2020

De Santiago de Chile a Samarcanda: Un libro compartido al mundo

A. P. Alencart y la portada de Encumbra tu Corazón

 

Cuando era niño leía todo libro que se presentara ante mis ojos. Estaba en mi entonces pequeña ciudad natal, Puerto Maldonado, en la exuberante Amazonía peruana, pero me imaginaba visitar lugares lejanos, como Samarcanda, Tombuctú, Nazaret o Mompracen, entre otros tantos lugares reales o productos de la imaginación de Salgari o Verne.

 

Hoy, más de cuatro décadas después de esas entrañables lecturas, lo cierto es que mis poemitas son los viajeros y algunos de ellos se traducen a idiomas que nunca hubiera soñado siquiera. Gracias…

 

Gratitudes también a los numerosos amigos (poetas, traductores, lectores, profesores…) que han expresado su parecer en torno a mi último trabajo publicado, “Encumbra tu corazón /Innalza il tuo cuore” (Tiberíades Ediciones y Pellicanolibri, 2020), traducido al italiano por Beppe Costa, con prefacio de Gianni Darconza y pinturas de Miguel Elías.

 

Aquí el acceso libre al poemario que Tiberíades y Pellicanolibri han compartido al mundo

 

http://tiberiades.org/wp-content/uploads/2020/08/encumbra-el-corazon-ebookLR.pdf

 

Alfredo Pérez Alencart junto al tronco de un árbol de lupuna (2014, Puerto Maldonado. Foto de Jacqueline Alencar)

 

Y aquí dejo conocer algunos de los muchos correos recibidos:

 

Querido Alfredo: Me ha encantado tu libro “Encumbra el corazón”. Es bella la coherencia del texto, poesía que incluso encuentro musical en algunos pasajes.  Pienso instantáneamente en los volantines, al ver el título del libro, porque encumbrar es elevarse  sobre uno mismo. Tu poesía nos va hablando, al oído, del desarrollo que has tenido como ser humano, que humaniza a su paso cada vivencia que deviene en vida espiritual y atesorando con pasión que: “En el principio era la Poesía”.  Ese camino ha sido luz.  La forma como nos muestras tu fe en el ser humano; eso nos estimula a leerte con alegría. Gracias por compartirlo al mundo.

Carmen Troncoso Baeza (Chile)

 

***

 

Felicidades, Alfredo querido, por esta edición italiana de tus poemas, tan bella y bien cuidada. Si algo queda claro en esta gavilla de versos, es que eres un poeta místico, que se entrega y se derrama. Tu poesía pertenece más al cielo que a la tierra, porque brota de los afanes y esperanzas del palpitar más humano. Tus pensares y sentires son divinos, porque son de barro; porque reparan en la fragilidad de la mujer y el hombre de hoy, con sus angustias, gozos, afanes y esperanzas. Das holgura al vivir y hablas de verdades eternas, sin hablar de ellas. ¡Cuánta hondura y cuánta belleza! 

Jesús Fonseca Escartín (España)

 

***

 

Querido Alfredo: he leído este reciente poemario tuyo bilingüe: español e italiano.  La edición es bellísima con las ilustraciones de Miguel Elías.  “Bocato di cardinale”… Ojalá pudiera tener el cuaderno entre las manos.  Es una joya.  Me gustaría me enviaras un ejemplar por correo postal que sería un verdadero riesgo en medio de la Pandemia. Pero es tan hermosa la edición y son tan conmovedores tus poemas que debes a Jacqueline. Ojalá no cese esa energía creadora que te ha caracterizado.

Nancy Morejón (La Habana)

 

***

 

Querido amigo Alfredo: Enhorabuena por tu libro especial: “Encumbra tu corazón”. Esta mañana llenaron mi corazón durante las dos horas que pasé leyendo tus poemas con emoción, pensamientos y temblor poético: “Soy, siempre seré/ en el espíritu,/ pues llegué mucho antes/  de mí mismo…”, o también:  “Grabé mi nombre/  en el barro que dejaban/  las lluvias que/ arrullaron mi niñez”. Y más, y más… Tan interesante todo lo que se ha escrito sobre tu poesía. Gracias por darme una experiencia tan especial.

Margalit Matitiahu (Israel)

 

***

 

Buenos días, amigo: He vuelto a leer esta mañana, después de pasear saboreando esta luz regalada y esta frescura, tu poemario Encumbra tu corazón. Me ha gustado tanto que he creído conveniente poner en mi muro de facebook este pequeño comentario porque, como dice el Evangelio, “la luz no se debe poner debajo del celemín sino encima de la mesa para que alumbre a todos”. Aquí el comentario que hice a mis amigos: “Para que vayas abriendo boca, aquí va uno de sus poemas, “Descabalgado ya”, que sigue la senda del desprendimiento de las cosas vanas, en la línea evangélica y sanjuanista. Espero que te sirva en estos tiempos de incertidumbre”.

Julio Collado (España)

 

***

¡Todo esto huele a maravilla!

Cristina Chiama (Argentina)

 

***

 

Querido amigo Alfredo, parabéns para os poemas que podemos ler, também, na bela tradução de Beppe Costa. Um conjunto de poemas que são uma mostra do teu alto talento poético, e, também, da voz original que propões entre os poetas contemporâneos.

José Eduardo Degrazia (Brasil) 

 

***

 

Querido Alfredo: Los poemas me han impresionado profundamente. Muchísimas gracias. Un gran abrazo fraterno.

Carles Duarte (España)

 

***

 

Alfredo, acabo de terminar de leer tu libro de poemas y me ha parecido exquisito, lleno de nobles sentimientos. Provoca la empatía del lector hacia el autor, llega al corazón y nos hace partícipes de tus sentimientos. Admiro tu destreza para escribir poesía y te felicito por ello.

Isabel Pavón (Málaga)

 

***

 

Querido Alfredo, me alegra saber que aún en estos aciagos tiempos de la “Décima Plaga”, tu poesía vibra y conquista lectores y lenguas. Un fraterno abrazo. ¡AVANTI!

José Luis Najenson (Israel)

 

***

¡Qué belleza de libro, material y espiritual! Gracias por la gentileza de su envío y que tenga una excelente recepción, como merece. ¡Abrazo desde Brasil en llamas!

Aimée Bolaños (Cuba-Brasil)

     
 

***

 

¡Qué alegría, Alfredo! ¡Felicitaciones! Me alegra felicitarte por tu nuevo libro en traducido al italiano, ¡qué bien! Hace muchos años estudié primero alemán, ruso e italiano - ¡tres años! Y terminaba bien las clases. Para mí es un placer leer en italiano, aunque no recuerdo todas las palabras estudiadas... ¡Felicitaciones una vez más, con mi abrazo siempre fraterno!

Violeta Boncheva (Bulgaria)

 

***

 

¡Ay, Alfredo, mi amigo del alma...!  Qué heraldo de verdades y espiritualidad tu nuevo libro. Y esa portada de Miguel, tan rotunda y bellísima. Ojalá algún día pueda ver, tocar, leer directamente de cada página esos inspirados versos.  Son las 3.15 de la madrugada y tus poemas, leídos como oraciones,  me acompañan...  Abrazo conmovido. 

Pilar Fernández Labrador (España)

 

***

 

Ótimo livro, sua poesia, como sempre, nos faz viajar e (re)pensar sobre importantes temas. Porém, queria destacar o prefácio e o texto do tradutor colocado como colofão: ambos impecáveis...

David de Medeiros Leite (Brasil)

 

***

 

Gracias, querido Alfredo. Enhorabuena. Lo que he leído me pareció muy bueno, lo que no me sorprende, porque eres un extraordinario poeta.

Helena Villar Janeiro (España)

 

***

 

Querido Alfredo: He terminado de leer tu muy hermoso poemario, y me ha llegado al alma. Tanto en español, como en la vibrante lengua que aprendí de mis abuelos, se puede sentir en cada verso la potencia metafórica y el profundo lirismo místico que todo lo teje. Además, la portada es preciosa. Mis felicitaciones por tan lograda creación. Lo compartiré.

Giovanna Benedetti (Panamá)

 

***

 

Amigo Alfredo, gracias por el don de leer tu libro. Me siento muy identificada con los sentimientos que expresas, llenos de humanismo cristiano y verdades dichas con hermosura. Enhorabuena por la publicación.

Emilia González Fernández (España)

 

***

 

¡Enhorabuena, estimado Alfredo! Usted merece mucho más. Respetuosamente.

Dilrabo Bakhronova (Desde Samarcanda, Uzbekistán)

 

 

A. P.  Alencart en la Plaza Mayor de Salamanca (foto José Amador Martín)