Sábado, 19 de septiembre de 2020

“Ya está bien de que nos dejen la vaca, la mantengamos, la ordeñemos y al final de la tarde se lleven la leche”

El sector vacuno “está mal”, en palabras de José Luis Martín Sevillano, presidente de la asociación de ganaderos 19 de abril

Septiembre es mes de comienzos en el campo, en muchos sentidos se empieza la campaña agrícola, al igual que el curso escolar y otras rutinas. Teniendo en cuenta este punto de inicio, es buen momento para echar un vistazo a diferentes especialidades del campo charro. La ganadería tiene un peso muy importante en la provincia de Salamanca. La Asociación de ganaderos 19 de Abril es abanderada de la reivindicación de los ganaderos criadores de vacuno de la provincia, por ello se hace necesario contar con la palabra de su presidente, José Luis Martín Sevillano, con el fin de hacer un balance de la situación actual. 

¿Cómo nos describe la situación de este momento?

El tema del vacuno está mal. Hemos tenido la suerte de que ha habido una buena primavera. Gracias a ello, los costos de alimentar al ganado han sido bajos. Como no hay consumo, los teneros de vida no valen y la carne tampoco. Las hembras están a bajo precio, y sobre todo los machos no tienen demanda. La ventaja es que la primavera ha sido buena. La paja y los forrajes no nos han costado demasiado pero de poco nos sirve si no podemos sacar el producto y sí lo sacamos es en muy malas condiciones

¿Cómo lo ve a futuro?

No tiene muchos visos de cambiar, porque con esto del COVID la demanda es baja. En el vacuno lo que más vale son las piezas nobles, como chuletones y solomillo que básicamente se comen en restaurantes. Estas partes hacen que se consiga un precio regular. En casa se consume menos de este género y por eso los precios están tan bajos.

¿Cómo va a afectar la situación actual a la nueva campaña?

Los que estamos en esta profesión y modo de vida tenemos que seguir tirando como siempre, viviendo de lo que no ganas, no de lo que gastas. Esta situación va a influir en el sector muy negativamente. Con estos visos y los problemas burocráticos de ayudas y demás no podemos aspirar a tener un relevo generacional, que es necesario porque la media de edad es alta, la gente es mayor. Hay poco relevo, con esta situación habrá menos todavía. El sector no es nada boyante. Esto es muy sacrificado y empeora si no tienes posibilidades de tener viabilidad rentable. Los jóvenes no están dispuestos a asumirlo.

Se complica la cosa.

Pero es que además nos influye otra cosa, que a nivel de Administración únicamente vamos a tener impuestos. Ya está bien de que nos dejen la vaca, la mantenemos, la ordeñamos, y a final de la tarde nos lleven la leche. La vaca no va a tener ni leche porque no tenemos que darle de comer. Con el recorte de la PAC, el futuro se presenta poco halagüeño.

Por lo menos este año la alimentación del ganado es más barata.

El precio de los piensos es más bien asequible. Los ganaderos lo tenemos crudo. Al agricultor le pasa lo mismo que a nosotros, tienen que vender el grano barato y todo sube. En este caso, como ganaderos, el que el cereal esté más barato, nos favorece porque el precio de la ración para alimentar un animal es inferior. La primavera ha sido muy buena, hemos mantenido el pasto mucho tiempo, hemos recogido sobrantes para invierno, por eso vamos tirando, sino no habría dinero para alimentar a los  animales. Te cuesta mucho todo y no vendes a lo que tienes que vender. A ver cómo te las arreglas.

¿Esto les hace pensar en reducir para la campaña que entra?

El ganado que tenemos es imprescindible para obtener los beneficios necesarios para afrontar los gastos. Si reduces la cabaña no es fácil en este sentido. Los del campo no nos podemos mover. Como hubiera otro confinamiento a nivel general nos íbamos a morir todos. Si no hay consumo, no podemos mantenernos.