Miércoles, 28 de octubre de 2020
Béjar al día

Santibáñez de Béjar estrena en dos semanas su nuevo puente sobre el río Valvaneda

El puente viene a sustituir otro más antiguo a dos kilómetros del municipio utilizado para llegar al paraje del río Tormes en Peña Lavandera

Construcción del puente sobre el río Valvaneda en Santibáñez de Béjar

Santibáñez de Béjar está construyendo un nuevo puente sobre el río Valvaneda (afluente del Tormes) a dos kilómetros del municipio, por donde transitan más de un centenar de personas diariamente en paseos hasta el paraje del río Tormes en Peña Lavandera.

El Puente nuevo estará operativo en 15 días. Una vez retirada la antigua construcción se ha realizado una excavación y se ha procedido a echar una losa de hormigón armado sobre la que se han colocado piezas prefabricadas que será cubiertas, antes del fin de semana, con otra capa de hormigón para rematar la entrada y salida de los accesos al puente, que podrá ser utilizado por personas y vehículos.

El anterior puente fue construido en la década de 1970 con motivo de la primera construcción de la toma de agua potable para el municipio. Una vez abandonada esa toma, se realizó una nueva en el salto de San Fernando, de donde se tomaba el agua directamente del río sin ningún tipo de depuración, por lo que el municipio  se veía obligado a depurarla, lo que suponía un alto coste y un agua de mala calidad,  que en su día fue analizada por la Junta de Castilla y León con cargo a los presupuestos regionales. Además el municipio también tenía que hacerse cargo de un elevado mantenimiento.

La anterior Corporación regida por el PSOE decidió volver a la antigua toma que estaba en buen estado, después de 16 años invirtiendo en la segunda. Además, llevó la luz a través del Cordel de Merinas a través de 2,5 kilómetros desde el Salto de San Fernando hasta Peña Lavandera mediante una línea eléctrica subterránea que permitió comunicar el acceso por el Cordel de Merinas entre ambos puntos geográficos, que hoy son accesibles a personas con movilidad reducida.

Hasta el Tormes se acercan diariamente más de un centenar de caminantes haciendo esa ruta, por lo que se está estudiando la posibilidad de comunicar Cespedosa de Tormes y Santibáñez de Béjar con una pasarela que cruce el río por el mismo recorrido que antiguamente hacía una barca, cuyo uso se abandonó cuando se popularizaron los vehículos en los años 50. Cespedosa de Tormes ha dado el visto bueno a la construcción de la pasarela y falta el consentimiento de Santibáñez de Béjar.