El príncipe Juan Carlos accede interinamente a la Jefatura del Estado

El catorce de julio de mil novecientos setenta y cuatro el general Francisco Franco, ingresó en un conocido hospital madrileño aquejado de un proceso trombo flebítico en la pierna derecha con riesgo de producir una embolia pulmonar.

BABY MOCOSETE, hace pipí y moquitos de verdad. Es de Toyse.

Ante la imposibilidad del Jefe del Estado para seguir en su puesto, el Ministerio del Interior emitió un comunicado: "En cumplimiento del artículo once de la Ley Orgánica del Estado (Ley de Sucesión a la Jefatura del Estado) su alteza el príncipe Juan Carlos de Borbón se ha hecho cargo, interinamente y a título transitorio, de la Jefatura del Estado. El traspaso de poderes se ha realizado en la más completa normalidad al demorarse la recuperación del Caudillo, y desde el día diecinueve de julio el príncipe Juan Carlos preside el Consejo de Ministros e, incluso, ya ha ratificado la Declaración de Principios entre España y los Estados Unidos."

Emite BBC: "Después de ingresar a Franco en este hospital  por una flebitis en la pierna derecha y de que la enfermedad se complicase con una grave hemorragia, los médicos que le atienden recomendaron prudencia, con lo que el príncipe Juan Carlos se hizo cargo de la Jefatura del Estado en contra de los familiares del general y del bunker franquista. La primera medida como sucesor interino del dictador ha sido firmar una prórroga con los EE. UU. para que sigan las bases militares yanquis en España. Esta gente sigue desconociendo los términos democracia, libertad y soberanía popular."

Llega el rico y sabroso pastelito PIPPI, recomendado por Pippi Calzaslargas.

El veinticinco de julio de mil novecientos setenta y cuatro, Rafael Calvo presentó en el Hotel Intercontinental de París a la Junta Democrática. Formada por los principales partidos opositores al moribundo régimen franquista, estableció las líneas directivas del futuro de la política española a la muerte de Franco.

En las islas Filipinas apareció un soldado japonés de la Segunda Guerra Mundial llamado Hiroo Onoda. Según contó, no sabía que la guerra había terminado por lo que había permanecido escondido esos años para no ser capturado o muerto.