Sábado, 19 de septiembre de 2020

Nueva granja en Salamanca para 2.000 madres ibéricas

Aviporc te muestra el equipamiento de una nueva granja de madres ibéricas, que sigue la normativa de bienestar animal y crea nuevos puestos de empleo en la provincia de Salamanca

Según datos del censo ganadero, Castilla y León es la segunda comunidad autónoma con mayor número de especies porcinas, donde destaca la provincia de Salamanca que encabeza este listado, sobre todo en ibérico.

En Aviporc, que llevamos trabajando en este sector más de treinta años, estamos siempre al día con las nuevas tecnologías, por lo que suministramos y montamos los más innovadores equipamientos para la ganadería,  de forma eficaz y personalizada , cumpliendo con la normativa de bienestar animal.

En Encinas de Abajo, municipio y localidad española de la provincia de Salamanca, es donde se encuentra la nueva granja. Cuatro naves que albergan cinco fases de la producción porcina: Gestación Cubrición y Gestación Confirmada, Partos, Destete y Recría, aun así, vamos a centrarnos en las dos primeras.

Antes de proceder a entrar a esta granja, lo primero que tenemos que hacer es pasar por un pasillo en el que vamos a encontrar un banco donde dejaremos nuestras pertenencias, tanto ropa como calzado. Después, para continuar con el procedimiento indicado nos proporcionaran unas chanclas rojas -aunque penséis que es un dato sin importancia ahora entenderéis este código de colores-.

Entramos a la sala donde están las duchas, cuyo suelo se divide en slat de polipropileno rojo y polipropileno verde. Son lo que llamamos coloquialmente “duchas semáforo”. Pasamos por el slat rojo, nos duchamos y cuando estamos listos nos ponemos unas chanclas verdes, las cuales encontraremos en el slat verde. Una vez realizado esto, podríamos acceder de manera correcta a la granja, cuidando las medidas de bioseguridad protegiendo la sanidad de la granja.

Cuando entramos a esta nave de gestación, vemos 170 metros de nave completamente equipada con boxes de libre acceso tipo vaivén, en total 1828, lo que nos permite albergar 2000 madres ibéricas. Esta, a su vez, se divide en dos fases: 1) Gestación control - con 724 boxes y 2) Gestación confirmada - con 1104 boxes.

 

  • Gestación control:

Dentro de la gestación control observamos que está divida en 8 filas con 90 y 92 boxes, con pasillos internos de un metro veinte de separación. La primera fila cuenta con un sistema de alimentación ad-libitum, es decir, disponen de tanta comida como deseen las cerdas, habiendo siempre pienso en el comedero. Esto funciona a través de un dosificador feeding ball. Esta fila de boxes nos sirve para las madres de partos destetadas que necesitan este tipo de alimentación para su recuperación postparto y su salida a celo.

El resto de las filas tiene un dosificador simplex de 6 litros, para dar una alimentación racionada a cada madre. Tanto una fila como el resto están equipadas con comederos inoxidables elevados. Para el suministro de agua, cuentan con una válvula de nivel constante para cada 20 animales, permitiendo que siempre tengan agua disponible en él. Si nos detenemos a observar el suelo de la nave vemos que se compone de rejilla de hormigón con tapa de registro cada 10 boxes para poder retirar el deshecho de los animales y facilitar su limpieza.

Gestación confirmada:

Una vez pasamos el ecógrafo a cada una de ellas y confirmamos la gestación, nos dirigimos a la segunda parte de esta nave, donde encontramos 1104 boxes también de tipo vaivén.

En esta segunda parte de la nave vemos algunas modificaciones, como puede ser el número de filas, que se reduce a seis. El porqué de esto es debido al aumento del espacio de los pasillos -en este caso es de 3.04metros- ya que, por normativa, las cerdas deben tener libre acceso y tener un determinado número de metros cuadrados por animal para que puedan entrar y salir cuando quieran del box, gracias a las tres posiciones de la puerta vaivén que mencionábamos anteriormente, para garantizar el bienestar de estas.

Además, esta nave tiene una zona de verraqueras, equipadas con una tolva de hormigón de un hueco con agua para el abastecimiento del verraco.

También podemos destacar del equipamiento de esta nave las puertas tipo cayada de tubo con rueda inferior para el fácil manejo del personal y las de “paso de hombre”, complementos que hacen que sea más sencillo y cómodo el trabajo en la granja.

Finalmente, respecto a la ventilación de esta nave podemos comentar que es forzada, con el mismo número de ventanas veas a ambos lados para que sea totalmente simétrico, y chimeneas de extracción en cumbrera para conseguir una correcta ventilación y garantizar el bienestar de los animales que dentro de albergan.

De esta forma, conseguimos el mejor equipamiento para esta granja cumpliendo las normativas de bienestar animal, bioseguridad en granja y las mejores condiciones para el personal, ya que ha creado nuevos puestos de empleo en el municipio, como método para combatir la despoblación rural de la zona.