Lunes, 3 de agosto de 2020

El "cuñao"

342

Urdangarín fue el “cuñao”, aunque fuese yerno. El pagafantas en un momento en el que se pensaba que la gente se conformaría con ver investigado al “allegado” y no hurgaría más arriba.

Ahora sabemos que Iñaki fue el tonto útil. Tonto, porque se dejó pillar a pesar de las advertencias. Útil porque alejó la sombra de la corrupción durante un tiempo.

Todo ha salido a la luz. El discípulo poco aplicado, resultó ser réplica del maestro. Con la única diferencia de una inviolabilidad mal entendida, mal aplicada. Y de unos cómplices tan rotundos como los Presidentes del Gobierno o los Parlamentarios en las Cortes.

El cuñao fue a la cárcel. El emérito se librará porque así lo desea la legión de mudos que no alza la voz contra un impresentable que se hizo hacer pasar por campechano cuando era caradura.