Domingo, 9 de agosto de 2020
Las Villas al día

Inquietud en Cantalpino por otro caso positivo de una anciana que pasaba su verano en la localidad

Vuelven a cerrar los parques y la biblioteca mientras la residencia mantiene restringidas las visitas
Consultorio de Atención Primaria de Cantalpino. / Jorge Holguera

El temor, miedo, precaución o cautela se han apoderado de la localidad de Cantalpino tras vivirse otro episodio de incertidumbre por posibles casos de coronavirus. No se trata de rebrotes ni de expansión descontrolada, pero el  miedo es libre y la ciudadanía está preocupada.

Hoy han vuelto a saltar las alarmas tras conocerse que una mujer octogenaria de Madrid que estaba veraneando en Cantalpino ayer fue trasladada por sus hijos a su localidad de residencia habitual, donde parece ser que ha sido diagnosticada por coronavirus y “se encuentra grave”, según fuentes consultadas.  Al parecer está bien, según han dado han rectificado familiares posteriormente.

Los dos casos detectados la semana pasada, de momento parecen haber quedado ahí. El de la persona de Villoria, con familiares en Cantalpino, ha desembocado en 22 negativos según la prueba de diagnóstico PCR.  Ya se han realizado las pruebas a las personas de la Zona de Salud de Villoria que tuvieron contacto más directo con la persona residente en Madrid que dió positivo y estuvo en Cantalpino de cuyos resultados se está a la espera.

 El Ayuntamiento de Cantalpino ha optado por cerrar el parque y la biblioteca, más que por evitar que jueguen los niños, con el fin de no permitir las reuniones de jóvenes y adolescentes que se suelen reunir en estos lugares de encuentro.

Fuentes de la residencia también han informado de la preocupación y especiales medidas de precaución que vienen adoptando desde el pasado miércoles. Desde entonces no se permiten visitas con el fin de prevenir al máximo.