Domingo, 25 de octubre de 2020

Desarticulada una banda que vendía droga en tres pisos de Salamanca y uno de Castellanos de Moriscos

Ha cinco detenidos que también se movía en Villares de la Reina y en Madrid, donde conseguían la mercancía

Uno de los registros realizados por la Guardia Civil en esta operación

La Operación “FLAMINCOP” desarrollada por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Salamanca contra el tráfico de drogas, se ha desarrollado desde los primeros meses de este año en Villares de la Reina, Castellanos de Moriscos, Salamanca y Madrid.

Las actuaciones comenzaron en enero con los indicios de dos individuos, vecinos de Salamanca y Villares de la Reina, que estaban adquiriendo sustancias estupefacientes con las que suministraban a jóvenes de esta ciudad y localidades de su alfoz, tratándose principalmente de cocaína y hachís.

Los hechos fueron puestos en conocimiento del Juzgado de Instrucción número 2 de esta capital que acordó la apertura de Diligencias Previas asumiendo la dirección de la investigación.

Tras varios meses de intensas vigilancias y seguimientos, éstos se vieron notablemente dificultados por la situación de Estado de Alarma, “que obligó a los investigados a mantener un perfil bajo en sus actividades delictivas. El fin del confinamiento volvía a activarlos nuevamente, y la investigación comenzaba a dar sus frutos logrando determinar que los proveedores de droga de los investigados en Salamanca residían Alcobendas y el Barrio de Fuencarral de Madrid”, explica la Guardia Civil.

La Benemérita confirma que “los investigados inicialmente, dos jóvenes sin ninguna actividad laboral ni ingresos de procedencia lícita conocidos, acompañados de una mujer que utilizaban para ocultar la droga durante sus desplazamientos, viajaban periódicamente a Madrid y adquirían diferentes muestras de droga que trasladaban a Salamanca, donde contrastaban la calidad entre sus clientes y atendiendo a la relación calidad/precio hacían el pedido a sus proveedores, los cuales utilizaban varios vehículos para eludir los controles policiales y les hacían llegar la droga demandada”.

Una vez determinado el modus operandi, la operación se desarrolló en dos fases. La primera orientada a la desarticulación de los salmantinos distribuidores de la droga, en la que se procedía a la entrada y registro en cuatro domicilios (uno en Castellanos de Moriscos y tres en esta capital) que tenían lugar durante la jornada del 14 de julio. Y la segunda contra los proveedores de Alcobendas y Madrid, en la que se realizaban dos registros domiciliarios que tenían lugar a lo largo del día quince.

La operación policial se ha saldado con la detención y puesta a disposición judicial de cinco personas, cuatro hombres y una mujer. Además se han incautado 1.766 gramos de hachís, 14 gramos de cocaína, 3 balanzas digitales de precisión y un arma corta de fuego, además de diversos útiles para manipulación de sustancias estupefacientes, 9.000 euros en efectivo, y dos vehículos.

Las investigaciones siguen abiertas, por lo que no se descartan nuevas detenciones.