Sábado, 19 de septiembre de 2020

El Convento de Santa Clara de Salamanca reabre sus puertas después de que las monjas se fuesen en 2019

Albergará el Museo de Pintura Medieval y el Centro de documentación digital del patrimonio religioso de Castilla y León

Autoridades en la reapertura del Convento de Santa Clara en Salamanca

El Convento de Santa Clara de Salamanca acogió durante ocho siglos a religiosas, un lugar de culto que quedó deshabitado el pasado año, cuando las pocas que seguían en sus dependencias decidieron cerrarlo y buscar un nuevo hogar en otras dependencias de la orden.

Ahora, un año después, este espacio ha vuelto a abrir sus puertas de manos de la Fundación Las Edades del Hombre, quien se encargará de la gestión del inmueble, donde estará el Museo de Pintura Medieval y donde también se ubicará el Centro de documentación digital del patrimonio religioso de Castilla y León.

Para su reapertura, y de la mano de la Junta, la fundación ha llevado a cabo una serie de obras de iluminación, adecuación, accesibilidad y reestructura del museo ya existente y el propósito es convertir a este espacio es "uno de los grandes éxitos de este verano en el patrimonio de Castilla y León, ha apuntado el viceconsejero de Cultura y Turismo, Raúl Fernández Sobrino.

El representante de la institución autonómica, quien ha destacado la aportación próxima al medio millón de euros de la Junta en este monasterio durante los últimos años, ha participado en su puesta de largo junto al presidente de la Fundación Las Edades del Hombre, José María Gil Tamayo, y el secretario general de la misma institución, Gonzalo Jiménez, quienes han intervenido en un acto que ha contado con otras autoridades políticas como la primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Salamanca, Ana Suárez.

Por su parte, Gil Tamayo ha hecho hincapié en la "gran carta de presentación para Castilla y León" que supone su patrimonio religioso y el interés de la fundación por "investigar, conservar y difundir" lo que en sus once diócesis se atesora.

Para ello, ha destacado el propósito de catalogar todos los fondos, además de otros proyectos como la recuperación de espacios deshabitados, a los que dar nuevos usos y "mantener vivo su legado", tal y como ha ocurrido con el Convento de Las Claras.

El secretario general de Las Edades del Hombre ha mostrado su satisfacción por, en esta ocasión, "dar a conocer un espacio increíble", en el que confluyen fundamentalmente elementos del siglo XIII al siglo XVIII.

Gonzalo Jiménez ha reconocido que este lugar "no es muy conocido" a pesar de que atesora una serie de pinturas medievales que son "una de las más importantes de la comunidad" y un artesonado y otra serie de reclamos que permiten llamarle "el museo de la belleza oculta".

El término de "oculto" también se puede utilizar para mostrar unas pinturas murales descubiertas con estas últimas obras en el claustro, dos paños que, según los expertos, pueden datarse de las primeras décadas del siglo XVI y que han permanecida escondidas desde el siglo XVIII.

Descubren unas pinturas murales del siglo XVI en el Convento de Santa Clara 

Los trabajos de recuperación realizados en los últimos meses por la Fundación Las Edades del Hombre en el Convento de Santa Clara de Salamanca han permitido sacar a la luz unas pinturas murales del siglo XVI.

Concretamente, según los responsables de la fundación, se trata de dos paños de pinturas medievales en el claustro del monasterio que pueden datarse en las primeras décadas del siglo XVI y que se han mantenido ocultos desde hace tres siglos.

En concreto, unas de las obras muestra una iconografía "poco frecuente", el milagro de la palmera, un episodio de la vida de Jesús en el regreso de Egipto que no se encuentra narrado en los Evangelios y que forma parte de textos apócrifos.

El otro mural, en peor estado de conservación, representa a "una Magdalena Penitente, una figura principal con una cruz más deteriorada por intervenciones posteriores y presencia de materiales como mortero".

Así lo ha dado a conocer la Fundación Las Edades del Hombre en la reapertura del convento salmantino, donde sus responsables han presentado, entre otras acciones, la recuperación de estos murales que "se encontraban completamente enmascarados bajo capas de pintura al temple y encalados sucesivos y en ellos se han contabilizado hasta siete capas superpuestas de diferentes grosores".