Lunes, 28 de septiembre de 2020

Las creaciones audiovisuales de María Cañas protagonizan el ciclo Visiones Contemporáneas en el Da2

basa la totalidad de su obra en la práctica del reciclaje audiovisual o found footage
Una de las imágenes de las obras de María Cañas, que se pueden ver en el DA2

La concejala de Cultura, María Victoria Bermejo, y Natalia Piñuel, de Playtime Audiovisuales, han presentado en el DA2 un nuevo programa del ciclo Visiones Contemporáneas, dedicado a la artista María Cañas.

Este programa, para divulgar las últimas tendencias del cine y el vídeo en España, permite ver la obra de esta cineasta y artista visual, ensayista del apropiacionismo, iconoclasta en su esencia y conocida como “la archivera de Sevilla”. Cañas, basa la totalidad de su obra en la práctica del reciclaje audiovisual o found footage. Realiza vídeo de guerrilla para introducirse en los tópicos de su Andalucía natal, cuestionando tradiciones, folclore y cultura popular, con un gran sentido del humor y desde la perspectiva de género.

Licenciada en Bellas Artes, cursó el Doctorado en Estética e Historia de la Filosofía en la Universidad de Sevilla y un máster en Postproducción digital C.E.A. Dirige Animalario TV Producciones, un espacio de creación dedicado al apropiacionismo y la experimentación artística. Su trabajo, transita entre instalaciones, fotomontajes, documental de creación, videoclips, proyectos on line y su labor como docente.

Barroquismo, exceso, tremendismo y humor, la “risastencia” como estado fundamental. María Cañas establece relaciones entre distintas imágenes, reconstruyendo la realidad de forma crítica, jugando con la iconografía pop y compartiendo continuamente guiños con el espectador.

Desde su amplia y diversa trayectoria se ha trazado un recorrido que abarca cinco piezas, desde sus inicios hasta su producción más reciente, con la idea de díptico barroco y pictórico, el humor excesivo, la crítica sociopolítica y la cuestión de género como líneas de actuación fundamentales. Esta es la primera vez que expone en Salamanca.

OBRAS

La Cosa Nuestra. Sonido. Color. Digital. 2006. 15’’44’’

“La Cosa Nuestra” supone una de las obras más destacadas dentro de toda la filmografía de María Cañas. Todo un torrente visual con el referente del toro bravo y la crítica a la fiesta nacional como protagonistas. Temas que serán nuevamente tratados a lo largo de toda su práctica artística. Construida en base al montaje, juntando numeroso material de archivo, donde cabe casi todo: corridas emitidas por televisión, películas de Serie B, dibujos animados, platillos volantes, el toro de Osborne, las pinturas negras de Goya, karatekas, música hawaiana, Orson Welles, The Beatles y delirios varios, confluyendo en una amalgama audiovisual cuya continua resignificación de ideas y conceptos aparentemente imposibles, se logran mediante una satírica, poderosa y ficcionada voz en off y una sutil labor de edición, marca fundamental en todo el trabajo de Cañas. La voz en off, en la que abundan los juegos de palabras “hombres con hambre de sangre”, construye un irónico discurso que se ve apoyado por multitud de imágenes bizarras. Macabras asociaciones entre voz, diseño sonoro e imagen, con las que va construyendo toda la pieza, en una suerte de canibalismo iconográfico. Esta obra constituye un referente del found-footage en España y afianza a María en ese subgénero dentro del cine de no-ficción que es el scratch-documental.

“La Cosa Nuestra” se compone de cinco capítulos, cuya estructura narrativa permite el visionado de las piezas tanto de forma autónoma como unitaria, tal como la presentamos en este ciclo. Cada capítulo está unido por un rápido barrido circular de cámara a una plaza de toros, como si de un carrusel de feria se tratase. Capítulo 1: Los Dioses del Luto. Una historia triste de la tauromaquia a ritmo de waikiki hawaiano, en el reino de la muerte, donde en el otrora pasado glorioso gobierna un incierto presente. Capítulo 2: Moribundia, Sangre Sabia. La sangre es la vida. Hipnótico y desconcertante discurso sobre la Sangre Sabia. Capítulo 3: The Toro´s Revenge. Eje y punto de inflexión de toda la obra. La muerte humana en forma de fiesta, que el cuerno entre y la música suene. ¿Quién dijo que la venganza del toro no podía ser divertida? Ironía y gamberrismo se dan la mano en un sketch humorístico y desvergonzado donde la figura del torero es continuamente embestida, mientras escuchamos los gritos enloquecidos de unas fans beatlemaniacas de los 60. Capítulo 4: Pan y Circo o el graderío invadido por la Serie B y el Capítulo 5: There´s a New Bull in Town… El Toro de la Aurora. Una obra, en suma, que supone un homenaje, atípico, a la raza bobina y en una tierra con la importancia ganadera de Salamanca, no dejará indiferente.

Kiss the fire. Sonido. Color. Digital. 2007. 5’46’’

“Kiss the Fire” reflexiona a través del reciclaje de imágenes, sobre el amor, el desamor y el erotismo, recurriendo a la pintura clásica y a iconos e imágenes contemporáneas extraídas del cine, las noticias e internet. El lado oscuro de la vida. Una catarsis audiovisual destinada a exorcizar nuestros demonios amorosos. Para Cañas el amor es bipolar, complejo, se desdobla en desamor, es el demonio que aúlla el llamado Blues del Fuego. Entre las brumas de un paisaje apocalíptico, de bombas atómicas y caos post 11S, un mártir se inmola en la sagrada vagina dentata. Todos podemos sentir empatía por ese hombrecillo que salta atemorizado al vacío, tratando de huir de algo terrible y a la vez inevitable. Estamos ante una obra sensual y sutil en cuanto al uso de la edición de imágenes y sonido que hipnotiza y nos lleva hacia un profundo trance.

Kiss the murder. Sonido. Color. Digital. 2008. 8’

A manera de díptico continuo con la obra anterior, el amor vuelve a ser protagonista. También, la alusión a la figura “mujer” de la vagina dentata, que devora y escupe. El amor en su reverso oscuro, el desamor y el sufrimiento al más puro estilo barroco que tanto gusta a María Cañas y que va construyendo esta obra con un montaje a doble pantalla, con apariciones del doppelgänger, figuras gemelas fracturadas por el amor. El amor tóxico, el amor oscuro, la tristeza de un desamor. Nos encontramos ante un cuadro, una pintura negra con reminiscencias al pasado, a los retablos religiosos, al tenebrismo y al claroscuro de Caravaggio. Destaca la paleta fotográfica, con unos profundos rojos y negros. Un melodrama, un retablo eclesiástico, en formato found-footage donde también percibimos las referencias al cine clásico y al melodrama hollywoodiense, repleto de pasiones adversas. Son continuas las alusiones a la película; “¿Qué fue de Baby Jane?”, dirigida por Robert Aldrich y a sus dos iconos femeninos como protagonistas, las famosas actrices Bette Davis y Joan Crawford. Hay una obsesión por parte de la artista de penetrar en la doble cara del Amor - Desamor. El amor como el asesino supremo, aquél que, en palabras de Nietzshe: «nos da el dolor y por eso mismo, la vida».

La Cosa Vuestra. Sonido. Color. Digital. 2018. 40’

Con “La Cosa Vuestra” avanzamos en la trayectoria de María Cañas hasta una de sus más recientes producciones, donde regresa a la temática taurina y a las fiestas populares, enlazando con la primera de las obras presentadas, “La Cosa Nuestra” realizada 12 años antes. 2020 ha estado marcado por la pandemia global de la COVID’19 y en esta “nueva normalidad” en la que vivimos, de momento, no celebramos eventos masivos ni fiestas. Un verano sin San Fermines en la ciudad de Pamplona, la fiesta popular española de mayor relevancia internacional. Un verano sin turistas. En 2017, María Cañas gana el certamen X-Films del Festival internacional de cine Punto de Vista de Navarra, cuyo requisito fundamental es rodar o tratar un tema relacionado con el territorio. Cañas se tira a la piscina, mostrándonos el lado más siniestro de la fiesta. Una reflexión empoderadora frente a la violencia ejercida sobre las mujeres y los toros, en una línea como siempre activista pero más decididamente animalista y feminista, donde hace énfasis en criticar el machismo interiorizado de la sociedad española, a raíz del terrible, “Caso de la Manada” donde en la madrugada del 7 de julio del año 2016, un grupo de 5 hombres violó a una joven de dieciocho años en un portal en el centro de Pamplona. El caso se hizo inmediatamente mediático y esto le sirve a la artista para construir su historia a través del montaje de imágenes televisivas y de internet. Cañas hace hincapié en este suceso, pero también en toda la historia de protestas de Euskalerria vinculadas a San Fermín, tal es el caso del asesinato de Germán Rodríguez en 1978. Única fecha en democracia donde fueron también suspendidos los festejos, aunque por una cuestión bien distinta al coronavirus. Las violencias machistas persisten también en el recuerdo con el caso del brutal asesinato de Nagore Laffage en 2008. ¿En qué se han convertido y hacia dónde van las Fiestas de San Fermín? María Cañas comparte una videoguerrilla extrema a través de su particular universo estético, donde repensar el ritual y cultural pamplonica. En este viaje surrealista, donde disocia imagen y sonido y se apropia de retazos de películas, noticiarios y videos virales, caben también los mitos y ritos ancestrales, las brujas de Zugarramurdi, la iglesia católica y la figura del Santo, pero también una crítica al turismo masivo y desproporcionado. Todo esto reconstruye la propia “identidad nacional” con crítica y desgarro audiovisual, pero también con mucho sentido del humor. La “videomaquia” y “risastencia,” en última instancia, marca de la casa.

Padre no Nuestro. Sonido. Color. Digital. 2019. 15’

“Padre no Nuestro” es la última obra realizada por María Cañas hasta la fecha y parece avanzar esta “nueva realidad” en la que vivimos con el coronavirus. Un postapocalipsis cibernético que responde a un mundo distópico que antes veíamos sólo en las películas y series de ciencia ficción. De hecho, la producción británica “Black Mirror” creada por Charlie Booker en el año 2011, sirve como referencia a Cañas en la construcción de su discurso en torno a los malestares contemporáneos. El uso y abuso de las nuevas tecnologías, la usurpación de imágenes provenientes de los media, pero también del entorno de los videojuegos, las redes sociales y el cine. Todo lo que nos preocupa y se lleva repensando desde el inicio de la pandemia son clave y temáticas ya tratadas en esta obra. Fake news, youtubers y relaciones sociales y afectivas que suceden únicamente on line vía apps. Cañas, en sus últimas obras audiovisuales, exhibe la atmósfera de crispación vivida en las redes sociales por ella misma, el acoso, la sobreinformación, nuestra confusión, la facilidad de destruir desde el anonimato y, sobre todo, la «risastencia», el «ciberdislate» y el poder del meme como pieza artística del SXXI. De entre toda la amalgama de imágenes, personajes e historias cruzadas en el cyberespacio que propone destaca la figura de la activista iraní Nasim Aghdam, una reconocida youtuber e influencer dentro de la vida vegana y animalista que criticaba en sus vídeos la censura de la famosa plataforma y que se suicidó en 2008 después de un tiroteo a la puerta de la sede de Youtube, en la localidad de San Bruno (California). Imágenes recurrerentes de un Jesucristo en 3D de videojuegos, mientras suena una versión hardcore del famoso “Soy Rebelde” de Jeanette, sirven como hilo conductor a este “Blade Runner” cañí. “El sueño de los robots provoca monstruos. Padre no nuestro, venga a nosotros tu no reino” reza María Cañas en una suerte de trance de imágenes, remezcladas sin fin.