Lunes, 13 de julio de 2020

Piscinas y playas: ¿más seguras que ríos y pozas este verano? 

Verano atípico en el que hay que guardar medidas de seguridad especiales para evitar el contagio por coronavirus
Imagen de un socorrista vigilando una piscina

Verano atípico marcado por las medidas básicas de seguridad para evitar posibles contagios por COVID-19. Los expertos sanitarios dicen que no hay evidencias de que el virus se trasmita a las personas a través del agua de las piscinas, los balnearios o las playas. Sin embargo, habrá que guardar medidas de seguridad especiales para evitar el contagio, porque tal y como señalan desde la OCU estas actividades implican que se reúnan personas que no conviven en espacios donde no siempre es fácil mantener el distanciamiento físico. 

El agua en sí no es peligrosa

Piscinas y balnearios: el uso de agentes desinfectantes es suficiente para la inactivación del virus.Los aerosoles generados en un balneario o en una instalación de aguas medicinales tienen las mismas características de desinfección que las aguas de baño de estas instalaciones. Cuando el ambiente de las instalaciones se mantiene a temperaturas elevadas, como en el caso de las saunas y los baños de vapor, la temperatura superior a 60 ºC hace que la supervivencia del virus se reduzca.

Agua del mar: aunque actualmente no existen datos de la persistencia del virus, el efecto de dilución y la presencia de sal, son factores que probablemente contribuyan a una disminución de la carga viral y a su inactivación, como sucede con virus similares.

Ríos, lagos, pozas de agua dulce y agua no tratada: la supervivencia del virus  es superior en comparación con las piscinas y el agua salada y, por tanto, deben extremarse las medidas de precaución para evitar aglomeraciones.

La arena, ¿entraña algún riesgo? 

Otro de los factores que pueden preocupar es la prevalencia del virus en la arena presente en playas o riberas. Aunque no hay estudios experimentales al respecto, la acción conjunta de la sal del agua de mar, la radiación ultravioleta solar y la alta temperatura que  puede alcanzar la arena favorecen la inactivación de los agentes patógenos. 

Baño en piscinas: nuevas medidas

Cuando esta nueva temporada de baño acudamos a la piscina encontrararemos algunas novedades:

  • Una limitación y control de aforo (con un aforo máximo que asegure una distancia mínima entre personas de al menos 2 metros  que puede obligar a establecer cita previa u organización de horarios por turnos, en caso de las comunidades de vecinos).
  • Medidas de limpieza y desinfección reforzadas.
  • Distribución espacial en la zona de estancia usuarios con señales en el suelo que garanticen distancia de seguridad de al menos 2 metros.
  • Limitaciones de uso de zonas de juegos, trampolines, duchas de vestuarios, uso de colchonetas y balones.  
  • Y a disposición de los usuarios para garantizar un baño seguro:
  • Sistemas para desinfección de manos a la entrada. 
  • Una bolsa de plástico para material desechable. Esa bolsa deberá depositarse cerrada en un cubo de basura con tapa y pedal a la salida de la instalación.
  • Mensajes en carteles y/o megafonía que nos recordarán mantener buenas prácticas de higiene, ducharnos antes de entrar en la piscina y recomendarán lavar traje y toallas de baño.