Lunes, 6 de julio de 2020

Las bodegas de Vila Nova de Gaia vuelven a abrir para visitas

Las 14 cavas retoman los circuitos y las catas, pero con normas

Las 14 bodegas de vino de Oporto visitables en Vila Nova de Gaia van reabriendo al público después de casi tres meses cerradas debido a la pandemia de COVID-19.

Retoman las visitas y las catas, aunque con reglas, como obligan las circunstancias. Si antes podíamos unirnos a un grupo en cualquier momento dentro del horario habilitado, a partir de ahora los grupos de visitantes serán más pequeños, por lo que será necesario reservar con antelación para que la casa tenga una previsión y no supere el aforo.

A la entrada encontramos gel hidroalcohólico fabricado a partir de su propio aguardiente. Es preciso llevar máscara, que también portará el guía que nos acompañe y habrá que mantener la distancia de seguridad con las otras personas del grupo.

Por lo demás, la visita se desarrolla por las instalaciones con normalidad y culmina con la cata de diferentes vinos de Oporto como habitualmente.

Desde inicios de junio hasta principios de julio irán abriendo las diferentes casas vinícolas situadas frente a la ciudad de Oporto, en la otra margen del río Duero. La mayoría de visitantes que reciben son extranjeros, siendo los anglosajones los más numerosos, una característica que podría variar este verano.

Lo que nos ofrecen en estas bodegas es contarnos la historia del vino de Oporto, las peculiaridades de su producción y envejecimiento así como enseñarnos a distinguir entre los principales tipos de vinos de Oporto que existen.

Se pueden realizar visitas en grupo con otras personas o reservar visitas privadas. Las visitas junto con otros interesados incluyen un recorrido por diferentes espacios de la bodega, acompañado por las explicaciones de un guía y terminan con una cata de dos o tres vinos de Oporto en la sala de pruebas. Las visitas personalizadas, por su parte, se adecuan al nivel de conocimientos del solicitante así como la prueba de vinos que quiera experimentar.

Algunas bodegas desarrollan diversas actividades pedagógicas. Varias disponen de restaurante en las mismas instalaciones, con terraza en jardines que brindan una panorámica de postal de la ciudad de Oporto.

Una de las particularidades que caracterizan el vino de Oporto es la gran variedad de estilos en que es producido y envejecido, dando origen a multitud de vinos diferentes. Generalizando, estos vinos se dividen en algunas grandes categorías conforme el tipo de envejecimiento al cual han sido sometidos: Ruby, Tawny, Aged Tawny, Late-bottled Vintage (LBV) y Vintage, existiendo a su vez variados perfiles en cada uno de ellos.

La primera remesa conocida de vino de Oporto data de 1678. El prestigio internacional del que disfrutan hoy proviene de un largo recorrido que lo ha convertido en uno de los productos más reconocibles de la marca Portugal.

El vino de Oporto procede de viñas situadas en las escarpadas laderas del valle del Duero, río arriba, casi 200 kilómetros al este de Oporto. Esta región fue declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco en 2001.

Desde las recónditas tierras del valle del Duero era transportado río abajo en ‘barcos rabelos’ hasta Oporto para su almacenamiento, envejecimiento y comercialización. Por eso, adoptó el nombre de la ciudad desde donde era vendido principalmente a los británicos, que continúan siendo sus mayores apreciadores.

El Reino Unido ha sido desde sus inicios el principal mercado del vino de Oporto. No es por casualidad que con el tiempo los británicos se convirtieran en socios y finalmente propietarios de la mayoría de marcas de este licoroso, hoy dirigidas por familias inglesas o anglo-lusas.

Parte de la historia del vino de Oporto es la historia de su internacionalización. Todas las grandes casas productoras de vino de Oporto tienen su sede social en Vila Nova de Gaia, algunas de las bodegas ahora visitables poseen cavas de más de trescientos años. Los vinos de Oporto constituyen la denominación de origen más antigua del mundo, desde 1756.

Los expertos aseguran que los factores humanos y ambientales hacen que el vino de Oporto sea único, inconfundible e imposible de replicar en ninguna otra parte del mundo. El clima, el terroir y la tradicional forma de elaborarlo son los secretos de este vino.

Por ser un vino generoso, antiguamente se consumía sobre todo en la sobremesa o en el aperitivo. Más recientemente, la versatilidad que ofrece su variedad de estilos ha favorecido su reconocimiento en alta gastronomía, por sus cualidades para maridar con diversidad de platos y alimentos.

Entre los más modernos, se ha puesto de moda tomarlo en forma de cóctel, sobre todo en verano, como el Port Tonic (Porto Branco seco y tónica) o el Port Negroni (Porto, ginebra y vermú). 

Para más información y reservas consulte la web de las Caves do Vinho do Porto o del Instituto dos Vinhos do Douro e Porto