Lunes, 13 de julio de 2020

Una buena idea, el Life Vía de la Plata, ¿bien aprovechada?.

Mapa del proyecto aprobado. Por el sur básicamente se actúa en el Cordel de Miranda, la línea blanca.

La Comisión Europea ha aprobado el proyecto “LIFE Vía de la Plata”, incluido en la Estrategia de Infraestructura Verde de Salamanca, con presupuesto cercano a tres millones de euros y plazo de ejecución de 40 meses desde septiembre. Así, la Unión Europea financiará el 55% de los costes elegibles. Además del Ayuntamiento, participan las Universidades de Salamanca y el País Vasco.

En el secarral mesetario, indudablemente el camino ganará atractivo. Estaría bien que alguien continuara la idea hacia el norte y el sur. Para otras administraciones, ¿un plan de revitalización de vías pecuarias costaría mucho?.

La nota municipal que informaba de ello continua con “Salamanca se convertirá en la primera Ciudad Patrimonio de la Humanidad en ejecutar una red de infraestructura verde urbana y periurbana conectada, utilizando una tecnología puntera de monitorización a través de Big Data e inteligencia artificial, integrando por primera vez soluciones basadas en la naturaleza, patrimonio, servicios de los ecosistemas y participación ciudadana”.

Seto de utilidad dudosa en el Paseo del Doctor Torres Villarroel, más bien precisa aceras más anchas. El impacto negativo del tráfico se mantiene. Esperemos no sustituyan los árboles existentes que tienen buen porte, algo difícilmente sostenible.

La idea es muy sugestiva, y hay que alegrarse. Sin embargo, sería más atractiva si se interviniera en todo el trazado de la ruta en la provincia, por ejemplo. En este caso es un tramo de la vía pecuaria coincidente con la calzada romana, de la que toma el nombre. Así quizás por fin se recuperen para el disfrute ciudadano al ir perdiendo su uso ancestral. Adecuar los caminos y plantar árboles los hace más atractivos, y evidentemente contribuyen a mejorar el medio ambiente. 

Calle de San Pablo. El paso de peatones deja claro que se estrecha la acera. Pero el tráfico de coches sigue siendo el mismo, ¿así se combaten sus efectos negativos de cambio climático y contaminación?, ¿diseño postcovid?

Lo que no acabo de ver es el diseño apuntado para las zonas urbanas por las simulaciones gráficas publicadas. No puedo conocerlo de otra manera, para hacer honor a eso de la participación ciudadana el Ayuntamiento ha colocado el proyecto de forma tan accesible que solo encontré un ¿resumen? de 5 páginas.   

Calle de Zamora. ¿Qué aportan esas bandas de vegetación en el suelo, tradicionalmente poco cuidadas en Salamanca?, hay sitios donde las han eliminado. ¿Plantarán otra fila de árboles a la derecha?, parecen admitirse mejor que esas bandas.

La nota habla de “convertir a Salamanca en una ciudad a la vanguardia de la lucha contra el cambio climático y adaptada al nuevo diseño urbanístico tras la pandemia del coronavirus”, aunque se presentó el 12 de septiembre, y “se crearán calles peatonales con mayor vegetación y muros verdes”, si bien no las encuentro.

En un tramito de la Calle de Vázquez Coronado se encontró espacio para poner dos filas de árboles, con atractivo resultado.

Si algo ha puesto en evidencia el virus ha sido la crónica estrechez de demasiadas aceras, incluido el trazado urbano de este proyecto. En él más bien observo constreñir aceras para poner césped o setos de dudosa utilidad, incluso en calles peatonales. Otra cosa es la magnífica idea de plantar árboles, pero ¿se necesita un proyecto como este para ello?. En la Calle de Zamora, o la de Toro, siempre han cabido dos filas de arbolitos, por ejemplo, ¿se pondrán?.

Calle de Gran Capitán, parece resultar más necesario ensanchar las aceras, sin abandonar los árboles.

En vez de setos o césped en la Calle de San Pablo, se amolda mejor a la lucha contra el cambio climático y al nuevo diseño postcovid peatonalizarla (previsto en el plan de Movilidad, por cierto). Para nada incompatible con plantar muchos árboles. En Torres Villarroel aprovechar ese espacio de aparcamiento para poner un carril-bus o de emergencias en sentido contrario, o ensanchar aceras casa mejor con esa declaración de intenciones sostenible. O qué decir de Gran Capitán donde sobran coches y se necesita más acera. Y la calle de las Hermanas Fidalgo Morales, estrecha, con dos carriles para su magro tráfico y rodeada de calles de hasta cuatro carriles.

Calle de las Hermanas Fidalgo Morales. Rodeada de calles con hasta cuatro carriles, como mínimo se pueden ensanchar las aceras, algo que parece más útil y compatible con poner árboles adecuados.

Eso sí lo importante para algunos son las 100 plazas de aparcamiento condenadas. Un proyecto innovador no maquilla un espacio público dejando todo como estaba o peor para los peatones, aquí innovar desde la sostenibilidad es quitar coches. Confiemos que la difusa participación ciudadana se concrete y ayude a corregir los defectos en el diseño del tramo urbano de una buena idea.

Aunque no tiene que ver directamente con el tema, Plaza de Monterrey. Indudablemente verde, pero ¿útil para la gente?, desde luego no invita a la “estancia”. En diseño urbano parece que falta mucho por reflexionar en Salamanca.