Lunes, 13 de julio de 2020

Ingreso Mínimo Vital, una buena noticia

Me alegro de poder ensalzar algo positivo de nuestros políticos: la aprobación del Ingreso Mínimo Vital, para muchas familias necesitadas. Es insufrible ver esas colas buscando comida en un país en el que muchos vivimos bien.

Solo Vox se ha descolgado, y no del todo, al abstenerse. Me imagino que no han contado con ellos. O Vox quería seguir protestando, como siempre. Los dos extremos se tocan.

El ministro, José Luís Escrivá, que es el que se lo ha trabajado,  parece ser que sabe cómo hacerlo. Es uno de los ministros que inspira confianza. Se ha estudiado el tema y parece solvente. Gracias y Felicidades.

El Vicepresidente y su mujer (¿Se puede ser ministra por derecho de consorte? (Franco no llegó a tanto). Forman una pareja   que sabe de todo, hasta saltar del movimiento 15 M a la casta. Ellos  habrían hecho el reparto hace meses. Total, lo importante es comprar electores. Tuvo que pararle los pies el susodicho ministro. Son muy impulsivos y precipitados estos chicos,  con el dinero ajeno, claro. Aprovecharse del sueño y la utopía del 15 M es un  delito ético, al que prefiero no ponerle otro nombre., para no insultar, como hacen ellos cultivando el odio entre españoles.

Sigamos con la buena noticia. Le deseo todo el éxito a este ministro y a todos los que lo han aprobado.  

El ingreso vital es una idea antigua en algunos países de Europa y  una realidad en varias comunidades españolas. Ahora era más que urgente y me alegro que lo amplíen a toda España.

Pero creo que gobierno no debiera sacar pecho, es poco estético en los políticos.  Atribuirse el mérito y decir cosas como “por primera vez en España un  gobierno…”. Podrían reconocer  que no es una novedad, como tampoco lo es la desigualdad entre españoles (entre personas y territorios). La novedad es “la gran desgracia de la pandemia”, agrandada por algunos errores bien conocidos y nunca reconocidos. También podrían decirle a los españoles que esta ayuda  es posible gracias a los europeos y los españoles que pagan impuestos, no por la generosidad de nuestros gobernantes.

Por otra parte, la administración no conoce bien a las familias que va a ayuda. Debería dejarse aconsejar  por ONG, especialmente por Cáritas. Los que trabajan en Cáritas son un ejemplo para todos: voluntarios y trabajadores, con  sueldos bajos,  conocen  bien a muchas familias.

Ya sé, y eso pienso también yo, que este  ingreso es una cuestión de justicia e igualdad de oportunidades (una utopía  lejos de alcanzar). Pero quienes trabajan en los barrios y escuchan, de primera mano, las voces del  hambre, pueden completar la información que la administración  no puede llegar a saber. 

Aprovecho también para preguntar a los nuevos partidos,  antes soñadores y utópicos:  ¿Qué ha sido de aquellas propuestas que hablaban de suprimir o reducir y cambiar el Senado, eliminar las Diputaciones, reducir el número de políticos y sus privilegios? ¿Han calculado lo que podríamos ahorrar? Los políticos son un mal menor, pero no debieran ser un “mal mayor”, uno de los problemas  de España, dicen sus veneradas encuestas.

¿No saben que España hay muchos que trabajan con sueldos muy bajos, otros muchos que quieren trabajar y no pueden y otros que no quieren trabajar o lo hacen  bajo cuerda? 

¿Cuánto han sufrido económicamente con  la Pandemia nuestros políticos? Sé que algunos han trabajado duro, con errores y aciertos ¿Pero qué han estado haciendo la mayoría de nuestros políticos?

¡Que vuelva el 15 M!