Lunes, 13 de julio de 2020

La importancia de las consultorías estratégicas especializadas en gestión de crisis

Cada vez son más las empresas que confían en una consultoría estratégica para salir adelante

Sin duda alguna, la crisis sanitaria provocada por el coronavirus ha tenido un gran impacto en la mayoría de las empresas. Debido a las medidas de confinamiento, muchos negocios han tenido que cesar toda su actividad, por lo que actualmente se encuentran inmersos en una grave situación de quiebra económica. Para superar este problema financiero, lo más recomendable es confiar en una consultoría estratégica.

Es decir, en consultorías especializadas en gestión de crisis empresariales, las cuales se encargan de ayudar a los negocios a mejorar su situación económica. No todos los consultores estratégicos son iguales, de manera que es muy importante buscar a algún consultor especializado como Igor Ocha, un auténtico experto en reflotamiento de empresas que desempeña sus funciones en la consultoría Dipcom Corporate.

Gracias al trabajo de estas consultorías estratégicas, las organizaciones pueden salir adelante a través del uso de algunos procedimientos legales como el concurso de acreedores, el preconcurso de acreedores o el concurso express. Tres figuras que permiten superar graves situaciones de insolvencia económica, por lo que son ideales para solventar los problemas financieros ocasionados por la pandemia del Covid-19.

¿Por qué entrar en concurso de acreedores?

Para los que lo desconozcan, el concurso de acreedores es un procedimiento legal muy utilizado por las empresas que no son capaces de solventar sus problemas de liquidez. Con el uso de esta figura legal, las organizaciones intentan llegar a acuerdos con los acreedores para renegociar las deudas contraídas y dar viabilidad al negocio. Un procedimiento que está regulado por la Ley 22/2003, de 9 de julio, Ley Concursal.

Cuando hablamos del concurso de acreedores, resulta fundamental diferenciar los dos tipos que contempla la Ley Concursal. Por un lado, está el concurso de acreedores necesario, el cual se inicia cuando uno o varios acreedores de la empresa lo solicitan. En este caso, la organización tiene que someterse al concurso de forma obligatoria, puesto que los acreedores solicitan la defensa de sus intereses.

Por otro lado, está el concurso de acreedores voluntario. En esta ocasión, la empresa es la encargada de iniciar el procedimiento judicial, ya que es consciente de la situación de quiebra económica que atraviesa. Para que el concurso de acreedores voluntario sea aceptado, la organización debe presentar la solicitud cuanto antes -dispone de un plazo máximo de dos meses desde el conocimiento de la quiebra-.

Alternativa al concurso de acreedores: El preconcurso

Otro de los procedimientos más utilizados por las empresas que se encuentran inmersas en una situación de insolvencia es el preconcurso de acreedores, una figura legal que está recogida en el artículo 5 bis de la Ley Concursal. A través del preconcurso, los propietarios de los negocios pueden ganar tiempo a la hora de refinanciar las deudas y continuar con la actividad comercial.

Se puede decir por tanto, que el preconcurso de acreedores es un procedimiento legal que permite evitar el cierre de las organizaciones, ya que los empresarios no pierden el control de los órganos de dirección. De este modo, los propietarios del negocio son responsables de todas las decisiones ejecutivas, las cuales no pasan a depender de un administrador concursal -como si ocurre en el concurso de acreedores-.

Además, las empresas que solicitan el preconcurso de acreedores -deben realizar una comunicación judicial ante el Juzgado de lo Mercantil-, quedan totalmente protegidas ante posibles responsabilidades legales al amparo de la Ley Concursal. Por estas razones, no resulta extraño que cada vez más empresarios afectados por la pandemia del coronavirus decidan solicitar la figura del preconcurso.

Asesoramiento legal gratuito para empresas en crisis

Como ya se ha comentado anteriormente, la crisis sanitaria del Covid-19 ha tenido graves consecuencias en la actividad comercial de una gran cantidad de empresas. Hoy en día, son muchos los negocios que están atravesando una mala situación económica, por lo que necesitan ayuda para salir adelante. Por suerte, algunas consultorías estratégicas ofrecen asesoramiento legalgratuito.

Este es el caso de Dipcom Corporate, una consultoría estratégica especializada en gestión de crisis que ha lanzado al mercado un servicio de ayuda gratuito para las empresas. Para solicitar este servicio de asesoramiento legal, los propietarios de las organizaciones tienen que acceder a la página web de Dipcom Corporate y rellenar el formulario de contacto.

En muy poco tiempo, los expertos de esta consultoría estratégica se ponen en contacto con los empresarios para mantener una cita de media hora. Una opción muy aconsejable para los negocios en situación de quiebra económica, ya que en Dipcom Corporate trabaja el consultor Igor Ochoa, uno de los expertos en reflotamiento de empresas más prestigiosos del mundo.