Lunes, 13 de julio de 2020

Descubierto en el valle del Côa el mayor grabado rupestre de la península ibérica

La figura de un uro de tres metros y medio de largo y más de 23.000 años de antigüedad ya es visitable mediante excursión en kayak

La figura del gran bóvido salvaje se halla acompañada por otras en el mismo panel descubierto en el valle del Côa

Una nueva figura de grandes dimensiones ha sido descubierta en el valle del Côa portugués por el equipo de arqueólogos de la Fundación Côa Parque. Se trata de un grabado de unos tres metros y medio de largo que representa la figura de un uro, insertado en un panel de más de seis metros que contiene, además, otros 20 grabados paleolíticos.

Este nuevo hallazgo constituye el grabado paleolítico “más grande del valle del Côa, de toda la península ibérica y uno de los mayores del mundo, solo comparable con los uros de la gruta de Lascaux (Francia)”, explican desde el Museo del Côa y el Parque Arqueológico do Vale do Côa, aunque en el caso francés son pinturas y no grabados.

El descubrimiento fue publicado en la revista francesa Archéologia a finales de abril. Los trabajos de excavación habían comenzado a principios de este año junto a la roca número nueve del ‘Enclave del Fariseo’, uno de los principales núcleos de arte rupestre existentes a lo largo del valle del río Côa. Los trabajos tuvieron que ser interrumpidos a mediados de marzo debido a la epidemia de COVID-19, siendo ahora retomados. Por su parte, el Museo del Côa ha reabierto el 6 de junio.

Para que el público pueda disfrutar de la observación de estos nuevos hallazgos el museo ha creado un nuevo circuito realizado en kayak desde la Canada do Inferno hasta el Sítio do Fariseu, que incluye observación de aves y de la biodiversidad existente en el recorrido así como degustación de productos regionales, además de la visita a estos nuevos grabados rupestres, en particular, al ‘Gran Uro’. Esta actividad cuesta 40 euros, 25 euros sin degustación de productos.

El trazado de la figura del bóvido salvaje ahora descubierto apenas emergía de la superficie, encontrándose la mayor parte de ella cubierta por capas de sedimentos, verificando una vez más que gran parte de la riqueza patrimonial del valle del Côa portugués se encuentra en el subsuelo. Las capas de sedimento ayudan a datar los grabados y la investigación físico-química permitirá conocer más datos sobre el porqué y el cuándo del arte paleolítico en esta zona de la península ibérica, que concentra arte rupestre manifestado en más de 1.000 rocas localizadas en unos 80 enclaves diferentes, con predominancia de grabados paleolíticos realizados hace más de 25.000 años.

Este estudio cuenta con una inversión de dos millones de euros realizada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Universidades de Portugal.

El ‘Gran Uro’ está acompañado por otras figuras también grabadas en la roca con la técnica de picado y abrasión: una hembra de venado, una cabra y una hembra de uro con su cría. En otra parte del panel se identifica un nuevo conjunto de uros, venados y caballos de forma superpuesta. Según los arqueólogos, todas estas figuras “parecen formar parte de la fase más antigua del arte del Côa, tendrían más de 23.000 años”.

Este nuevo gran descubrimiento ha sido realizado por el equipo de arqueología de la Fundación Côa Parque, liderado por Thierry Aubry, responsable técnico-científico del Museo del Côa y del Parque Arqueológico del Valle del Côa. Los trabajos científicos no han cesado en el valle desde hace más de 25 años, con descubrimientos continuos de nuevas rocas con arte rupestre.

La Fundación Côa Parque mantiene convenios de colaboración con otros yacimientos de arte paleolítico del sur de Europa como Siega Verde (Salamanca), Altamira (Cantabria) y Lascaux (Francia).

En julio de 2019 dos investigadores pertenecientes a la Fundación Côa Parque y a la Universidad de Salamanca dieron a conocer el descubrimiento de nuevos ejemplos de arte en roca del paleolítico superior cerca del Arroyo de las Almas, en La Fregeneda (Salamanca).

Además de las visitas al museo y a los principales enclaves de arte rupestre, a los que se accede a pie, en todo terreno y ahora también en kayak, el Museo del Côa desarrolla talleres, seminarios y cursos sobre la temática, contando también con una tienda y un restaurante. Adaptándose a la nueva normalidad impuesta por la pandemia, el museo cuenta con la garantía del sello Clean&Safe otorgado por el Turismo de Portugal, que certifica prácticas turísticas conforme a las normas de seguridad e higiene actuales.

El Museo del Côa se encuentra a las afueras de Vila Nova de Foz Côa, en un alto sobre la desembocadura del Côa en el Duero.

  • Foto: Fundación Côa Parque