Miércoles, 3 de junio de 2020

Fumar en las terrazas: ¿aumenta el riesgo de contagio del coronavirus?

Al fumar y exhalar el humo , se expulsan diminutas gotitas respiratorias que “pueden contener carga viral y ser altamente contagiosa”, y además aumenta el riesgo de contaminar la mascarilla, de uso obligatorio, al tener que manipularla 
Fumar puede aumentar el riesgo de contagio y de gravedad de la infección por Covid-19

Fumar, terrazas y uso de mascarillas. Una combinación que, según los profesionales de la salud respiratoria, aumenta el riesgo de contagio de la Covid-19. A medida que se avanza en la desescalada, aumentan los espacios públicos a los que podemos acudir, debiendo recordar que es obligatorio el uso de mascarilla y que se deben mantener las distancias de seguridad para prevenir posibles contagios. Ante esta situación, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) recomienda no fumar en las terrazas y espacios públicos durante el periodo de desescalada, al considerar que son espacios en los que el riesgo de contagio aumenta tanto para los fumadores como para las personas del entorno. 

Al fumar y exhalar el humo (independientemente de que sea tabaco convencional o dispositivos electrónicos), se expulsan diminutas gotitas respiratorias que “pueden contener carga viral y ser altamente contagiosa”, pero además al fumar “es inevitable llevarse la mano a la boca o a la nariz o a la cara, lo cual facilita la entrada del virus en el aparato respiratorio”, explica al respecto el presidente de Separ, el neumólogo Carlos A. Jiménez-Ruiz, neumólogo. A esto hay que sumar otro factor de riesgo, y es que con el uso obligatorio de mascarillas, la persona cuando fuma debe quitársela y ponérsela, “lo cual aumenta el riesgo de manipulación de la mascarilla y, en consecuencia, el riesgo de contagiarla. 

Las gotitas respiratorias, también llamadas gotitas de Flügge, son partículas diminutas, invisibles al ojo humano, expelidas al hablar, toser, estornudar o respirar, que pueden transportar gérmenes infecciosos de un individuo a otro. Estas partículas pueden permanecer hasta 30 minutos en el aire en suspensión y alcanzan hasta los dos metros de distancia, lo cual les permite ingresar en las vías respiratorias de las personas del entorno y contaminar superficies donde pueden permanecer durante horas en función del tipo de material. 

Fumar aumenta el riesgo de gravedad de la infección por Covid-19 

Los expertos también viene advirtiendo que las sustancias tóxicas del humo del tabaco disminuyen las defensas de los pulmones. Ello facilita que los virus y las bacterias puedan infectar los pulmones de un sujeto fumador con mayor frecuencia que los de uno que no consume tabaco. Además, las células pulmonares de los fumadores, tanto los de cigarrillos manufacturados como electrónicos, son especialmente susceptibles a ser infectadas por el coronavirus. 

Recomendaciones 

Fumar o vapear en tiempos de la pandemia Covid-19 conlleva un mayor riesgo de padecer una forma grave y de peor pronóstico de la enfermedad.
Durante el período de desescalada es muy recomendable mantener todos los ambientes, tanto cerrados como al aire libre, 100% libres de humo de tabaco.
Además de no consumir tabaco, es necesario cumplir con las principales medidas higiénicas para combatir el coronavirus: lavado frecuente de manos, mantenimiento de distancia de seguridad a más de 2 metros y utilización de mascarillas.