Lunes, 30 de noviembre de 2020

La custodia compartida alcanza su máximo histórico en la provincia de Salamanca  

El 26,55 % de divorcios con hijos menores en 2018 en Salamanca se resolvieron por este régimen de guarda y custodia, lo que supone un aumento en ocho puntos y medio respecto al año anterior

 

La custodia compartida es una tendencia al alza en España. Año tras año este régimen de guarda y custodia supera los registros del ejercicio anterior y en apenas un lustro ha evolucionado de un 17,93% de resoluciones en 2013 a un 33,88% en 2018 según los datos del Instituto Nacional de Estadística. La ciudad del Tormes no es ajena a este desarrollo y también alcanzó en 2018 su máximo histórico. ¿A qué se debe este crecimiento?

Por debajo de la media nacional

Si bien es cierto que la custodia monoparental sigue siendo la opción con mayor número de resoluciones, los datos reflejan un crecimiento notable de la custodia compartida. Atendiendo a la provincia de Salamanca, en el año 2013 tan solo se resolvieron un 9,18% de rupturas mediante la custodia compartida. Casi una tercera parte del 26,55% alcanzado en 2018, último año del que existen estadísticas oficiales publicadas.

A pesar de haber alcanzado su máximo particular, Salamanca es la 36ª provincia a nivel nacional según el análisis elaborado por el INE y su porcentaje del 26,55% se encuentra claramente por debajo de la media nacional situada en 33,88%.

Los salmantinos ocuparían una posición intermedia al realizar una comparativa respecto al resto de provincias de Castilla y León. Soria sería el territorio más destacado de la región con un 44,19%, seguido de Palencia, 35,51%; y Zamora con un 34,34%. Mientras que Ávila con un 24,04%, Burgos con un 24,24% y León con un 24,62% serían las provincias con las cifras más bajas. En cualquier caso, las nueve provincias de la autonomía experimentaron un crecimiento respecto a los registros del año 2017 y confirman esta tendencia al alza.


Un incremento justificado

No es fruto de la casualidad que el número de resoluciones de custodia compartida aumente anualmente. Esta mejora de los datos obedece a una serie de factores. El principal motivo es que el divorcio se ha normalizado en la sociedad y actualmente es más habitual que una pareja con hijos rompa su relación que hace 20 o 25 años.  

También ha contribuido a este desarrollo el tratamiento que el Tribunal Supremo ha realizado de esta alternativa. De hecho, en una sentencia del 29 de abril de 2019 afirmaba que la custodia compartida ha de ser “una medida normal e incluso deseable”.

Más adelante el Alto Tribunal explica que mediante esta opción “se permite que sea efectivo el derecho que los hijos tienen a relacionarse con ambos progenitores, aun en situaciones de crisis”.

Finalmente, otra de las causas que ha propiciado este impulso ha sido la opción preferente que varias comunidades autónomas han instaurado en su legislación regional en favor de este régimen de guarda y custodia. De esta manera tanto Navarra, como País Vasco y Cataluña han relegado la custodia monoparental a un segundo plano y resuelven mediante la custodia compartida de forma preferente cualquier posible conflicto por la guarda y custodia.