Miércoles, 3 de junio de 2020

El nuevo pabellón anexo de Würzburg en Salamanca ya luce su estructura metálica

Estará destinado fundamentalmente a la práctica del baloncesto y que podrá acoger partidos oficiales de ámbito autonómico
Aspecto exterior de las obras del nuevo pabellón. Foto EP

El Ayuntamiento de Salamanca continúa con las obras, retomadas la pasada semana debido al parón por el coronavirus, para convertir el frontón anexo a Würzburg en un nuevo pabellón deportivo, que estará destinado fundamentalmente a la práctica del baloncesto y que podrá acoger partidos oficiales de ámbito autonómico.

Asimismo, esta intervención contempla también cubrir con una estructura metálica el otro frontón contiguo existente con la finalidad de "potenciar su uso y hacerlo más cómodo y funcional a los usuarios transformando el espacio actual".

Estos trabajos para cubrir el nuevo espacio y para dotar de una nueva instalación cerrada siguen adelante tras el inicio de unas obras que comenzaron en octubre con un plazo de ejecución de cinco meses, antes del estado de alarma decretado por el coronavirus, y que suponen una inversión municipal de 901.705 euros.

El nuevo pabellón contará con una superficie en tarima de madera que albergará una cancha de baloncesto de medidas reglamentarias sobre la que se representarán, transversalmente, dos pistas de 'minibasket'.

El proyecto contempla en esta infraestructura la instalación de un graderío portátil con capacidad para aproximadamente 400 personas, el equipamiento con canastas colgantes y de alta competición, marcadores electrónicos, la instalación de nueva iluminación, así como la climatización de la pista mediante calderas de biomasa que estarán compartidas con el actual pabellón de Würzburg.

Por otro lado, el nuevo pabellón dispondrá de un acceso independiente para el público desde el exterior y otro más para los deportistas que se comunicará internamente con el pabellón de Würzburg.

La estructura metálica, ya colocada y que recubrirá el nuevo recinto, elevará su altura hasta los doce metros y se prolongará hasta cubrir el otro frontón colindante. Con esta actuación, el Ayuntamiento de Salamanca pretende "potenciar el uso de esta pista destinada principalmente a los juegos de pelota al aire libre y protegerlo de las inclemencias del tiempo".