Sábado, 19 de septiembre de 2020
Béjar al día

La Alcaldesa de Béjar deja sin ingresos en plena pandemia a pequeñas empresas y autónomos con contrataciones públicas

Aprovechando el decreto del estado de alarma el Equipo de Gobierno del Ayuntamiento, el día 26 de marzo y con efecto retroactivo al 14, deja a varias familias bejaranas sin ingresos, y soportando los gastos de sus trabajadores

Elena Martín Vázque, alcaldesa de Béjar

El día 26 de marzo,  en pleno estado de alarma, la Alcaldesa de Béjar suspendió temporalmente y de forma automática los contratos de servicios del Ayuntamiento de Béjar, con efecto retroactivo desde el día 14, dejando a varias familias y sus trabajadores en una complicada situación económica, lo que agrava, en muchas familias bejaranas, el sufrimiento generado por la situación de pandemia y confinamiento.

La alcaldesa, Elena Martín, mediante Decreto de Alcaldía, ha comunicado que se ampara en el Real Decreto Ley 8/2020, de 17 de marzo, de Medidas Urgentes Extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, en cuyo artículo 34 se abordan las medidas en materia de contratación pública; obviando el artículo 5 del mismo decreto, en el que se prima el carácter preferente del trabajo a distancia frente a la cesación temporal y que algunas de estas empresas están haciendo.

En una entrevista en una emisora local, la Sra. Martín ha manifestado que se ha visto obligada a la suspensión temporal de los servicios de las empresas y autónomos que tienen contratos con el Ayuntamiento, faltando a la verdad, pues  el Gobierno delega en las administraciones locales esta decisión, además algunas de estas empresas realizan trabajos de mantenimiento y custodia de edificios públicos e instalaciones municipales, que podían haber seguido haciendo y ahora quedan desprotegidas, y además, el mismo Gobierno de España  aconseja a estas administraciones que primen el teletrabajo frente a las suspensiones temporales de contratos.

La medida ha sido tomada unilateralmente por la actual Alcaldesa, sin ofrecer a los adjudicatarios un acuerdo o soluciones alternativas, e incluso desautorizando las decisiones de sus concejales que se habían pronunciado autorizando el teletrabajo a alguno de los adjudicatarios y pese a que el propio Gobierno aclaró en el BOE del pasado lunes que los autónomos pueden seguir trabajando pese a las mayores restricciones establecidas el domingo, ya que no son considerados trabajadores por cuenta ajena y, por tanto, no tienen que cesar su actividad. El motivo es que a los trabajadores por cuenta propia no se les puede aplicar la contraprestación económica ni la recuperación de horas del permiso retribuido recuperable.

Los afectados por esta medida de dudosa solidaridad, podrán reclamar, cuando se levante el estado de alarma, los gastos salariales de sus trabajadores, la parte proporcional de las garantías definitivas de avales y de las pólizas de seguros, sin embargo, los autónomos y empresarios no tendrán ningún ingreso en este tiempo y deberán continuar con el pago de impuestos, nóminas y seguros sociales de sus trabajadores hasta que pasada esta situación puedan reclamar al Ayuntamiento, con el consiguiente perjuicio y preocupación que esto va a ocasionar en economías familiares prácticamente de subsistencia, de todas estas familias de autónomos, pequeños empresarios y sus trabajadores.